Cuáles son los beneficios para la lozanía del té de ortigas

0
222

Aunque este tipo de planta es más bien conocida por ser una de las molestias más habituales a las que los excursionistas que frecuentan la montaña deben hacer frente, (pues como la mayoría de gente sabe pueden provocar reacciones alérgicas en la piel) también debes conocer los beneficios para la salud del té de ortigas.

Si dejamos de plantearla como una amenaza y empezamos a considerarla un interesante ingrediente para nuestras infusiones y platos del día a día, es seguro que descubriremos una nueva realidad llena de beneficios para nuestra salud, porque al parecer ¡se trata de una planta medicinal de primera clase!

¿Qué pueden hacer por nosotros las ortigas?

Aunque no hay muchas personas que lo sepan, las ortigas contienen una larga lista de cualidad ¡de las que nos podemos beneficiar con solo preparar una infusión de esta planta!

Podemos describir esta planta con muchos adjetivos, pues es galactagoga (favorece la producción de leche materna), antiinflamatoria, antibacteriana, desintoxicante y astringente, pero uno de sus puntos fuertes es que podemos considerarla unas de las plantas medicinales más nutritivas, ya que con solo poner 10 gramos de ortiga en una infusión, podremos obtener  casi el 40% de la cantidad diaria recomendada de calcio, pero también vitamina C, hierro y magnesio.

Entre otras cosas, además de ser una gran aliada para acabar con el cansancio físico y mental, es ideal para combatir afecciones estéticas como la caspa, la caída del cabello algunos problemas cutáneos e incluso nos puede ayudar a fortalecer las uñas.

Si estás luchando contra el acné, las ortigas también pueden actuar como un aliado de esas cremas seboreguladoras, pues desde la primera consumición suelen ir regulando poco a poco las pieles grasas y el exceso de grasa en el cuero cabelludo.

Además, favorece en muchos aspectos la circulación, y es que tiene un interesante poder depurador que nos ayudará a mantener nuestra sangre limpia y con unos niveles más bajos de azúcar.

También es diurética (ayudándonos a eliminar desechos de nuestro organismo), posee propiedades antihistamínicas y es de lo más útil para combatir las infecciones de riñones (nefritis) y del tracto urinario pues favorece las funciones del sistema digestivo e incluso puede facilitar la eliminación de cálculos renales.

En invierno es también muy útil para eliminar la mucosidad de las vías respiratorias en caso de resfriados y suele mejorar los casos de reumatismo y gota. Y aunque tiene varias otras propiedades, terminamos este repaso de cualidades contándote que puede ayudarnos a combatir la anemia ferropénica, que mejora los síntomas de la prostatitis, y que además de tonificar los riñones y favorecer sus funciones, esta interesante planta ¡sirve incluso para aliviar las hemorroides!

¿Te animas a prepararlo un té de ortigas en casa?

Si todos sus beneficios te han convencido estás de suerte porque preparar una bebida de lo más saludable que tenga las ortigas como ingrediente principal es de lo más sencillo, solo tendrás que echar 1 cucharadita de hojas de ortiga en una taza y añadir unos 200 ml de agua muy caliente (que no llegue a hervir), cubrir la taza y dejarla reposar 5 minutos.

Cuando hayas hecho esto, simplemente cuela o filtra la mezcla y bébete esta deliciosa infusión a pequeños sorbos cuando se haya enfriado lo suficiente como para no quemarte.

Si quieres endulzar un poco su sabor de forma natural puedes aplicar un poco de estevia, y verás que en días de frío ¡este té calentito te sentará genial!

¿Prefieres incluir las hojas de ortiga en tus platos habituales? En ese caso experimenta  añadiéndolas en todo tipo de recetas como ensaladas, batidos verdes, purés, sopas, potajes e incluso rellenos y usa también estas hojas para decorar tus platos ¡e incluso para elaborar con ellas cataplasmas! Así conocerás a fondo el poder del té de ortigas.

Ten en cuenta algunas precauciones

Si tienes pensado utilizar ortiga salvaje, deber recordar que el uso de guantes será indispensable por lo que ya hemos comentado que esta planta podría producirte una urticaria aunque ese efecto desaparece una vez que la ortiga ha sido arrancada o sacada de la tierra.

Aun así, incluso cruda, puede tener otras contraindicaciones si no la consumimos como es debido o si lo hace alguna persona con condiciones de salud adversas para esta planta, y es que por desgracia, las ortigas se encuentran en esa lista de alimentos con los que debemos tener especial cuidado ya que pueden ser peligrosos si no se cocinan bien.

Eso se debe principalmente a que contienen ácidos fórmicos que provocan una sensación de ardor cuando se tocan, una de las razones que hace que las consideremos maleza invasiva. Por ello, antes de cocinarla, debemos poner atención en deshacernos tanto de estos ácidos como de las espinas punzantes al blanquear las ortigas en agua salada para que estas no puedan causarnos ningún efecto adverso.

Eso si, si tienes la presión arterial baja, consumes medicamentos para la hipertensión, estás en época de lactancia, o si estás embarazada, deberías evitar el consumo de la ortiga en cualquier receta, pues especialmente en el último caso sus componentes activos pueden afectar el metabolismo de tus hormonas, pudiendo incluso estimular contracciones uterinas y provocar un aborto involuntario.

Tampoco se recomienda su consumo a los menores de 12 años, a las personas que sufren de problemas renales (pues las hojas de ortiga tienen la capacidad de aumentar el flujo de orina), ni para aquellos pacientes que estén tratando un problema de diabetes, pues si se están consumiendo medicamentos para disminuir los niveles de azúcar en sangre, algunos de los principios activos de la ortiga podrían acentuar la bajada de azúcar en sangre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí