Orgías, drogas y mucho rock & roll: sale a la luz el documental de los Rolling Stones que Mick Jagger prohibió durante décadas

0
242

Un fragmento de Cocksucker Blues, el documental de los Rolling Stones

Robert Frank tuvo acceso ilimitado a un detrás de escena que no encontraba límite alguno: el de los Rolling Stones en su máximo esplendor, a principios de 1972. Cámara de ocho milímetros en mano, nada escapó de la mirada del fotógrafo suizo, como ese vuelo en el avión privado de la banda británica que deriva en una orgía de dos groupies con técnicos y productores, a la vista de los músicos que siguen la escena bebiendo tequila.

Ese es apenas el comienzo de Cocksucker blues, como Frank llamó a su proyecto: sexo, drogas y rock and roll en un documental que durante años no encontró difusión oficial -limitándose a su circulación de manera clandestina- pero que este sábado tendrá su proyección en el Cine Doré, en el marco del Festival Internacional de Cine Documenta Madrid.

El filme surgió de una polémica. A principios de los 70 el grupo liderado por Mick Jagger entró en disputa con el sello Decca: el cantante no se mostraba conforme con el trato recibido, considerando que los artistas de ópera contratados por la discográfica eran en realidad las verdaderas estrellas. Terminar el vínculo y crear Rolling Stones Records era la única alternativa. Pero faltaba un paso: el lanzamiento de un single. Luego sí, serían libres. Así lo acordaron luego de un encendido litigio: Decca no les otorgaba mayor importancia artística pero sí económica.

La canción elegida fue un desquite un tanto sutil… Ya desde el nombre vulgar, “Cocksucker blues”, quedaba claro que a Decca le resultaría imposible darle difusión a un tema con una letra de contenido explícito. Jóvenes, rebeldes, exitosos, y también ingeniosos: los Stones se habían salido con la suya.

Mick Jagger y Keith Richards, a fines de los 60 (Foto: Grosby Group)

En 1972 cruzarían el Océano Atlántico para un tour por los Estados Unidos, presentando el disco Exile on Main St., al que se sumaría el bueno de Frank. La gira de “la cocaína y el tequila” fue un festival de excesos, como lo reflejaría el periodista norteamericano Stanley Booth. “Podría describir con todo lujo de detalles los escándalos y orgías que presencié y en las que participé durante esa gira, pero llega un momento en que ya has visto tantos espaguetis sobre tapicerías de terciopelo, tantos charcos de orina caliente en moquetas mullidas y tales cantidades de órganos sexuales de los que manan fluidos a borbotones que se convierte todo en una especie de amalgama uniforme”, escribió Booth en Keith: Standing in the Shadows.

Algunos creyeron que exageraba. Pero allí, capturándolo todo, estaba Robert Frank y su prestigiosa fama de documentalista, característica que convenció a los Stones de aceptar que los acompañara. Lo hizo casi como un testigo invisible, basándose en la técnica Fly on the Wall, esto es, ver, escuchar y filmar pasando desapercibido. La idea era que en un momento todos notaran que Frank -que contaba con pase libre- estaba ahí, sí; pero su cámara -la que no soltó en ningún instante- no. Aunque en ocasiones, se las prestaba a los músicos y otros miembros de la comitiva para que ellos también aportaran sus tomas, sin mayor criterio cinematográfico.

El fotógrafo miraba y callaba. Pero filmaba: a personas tomando cocaína, a televisores cayendo a la calle desde el balcón de un hotel, a las visitas de celebridades a camarines (Truman Capote, Andy Warhol, Tina Turner), a una detención de Keith Richards tras una pelea con la prensa. Y a grandes canciones del grupo en vivo. Al fin, a los Rolling Stones, en su máxima expresión.

Que sea rock: Mick Jagger, Keith Richards y Bill Wyman, en 1967 (Foto: AP) Que sea rock: Mick Jagger, Keith Richards y Bill Wyman, en 1967 (Foto: AP)

Cuando terminó el documental (de una hora y 33 minutos de duración y un marcado registro de película casera), Robert se tomó un pequeño desquite, molesto por la oposición del grupo de difundirlo de manera oficial: lo llamó Cocksucker blues, como aquella canción promiscua de la revancha. Es que apenas Jagger la vio terminada le reconoció a su autor la calidad, pero la prohibió: “Si se exhibe en Norteamérica, no podemos ingresar nunca más al país”, argumentó. Acciones legales mediante, la cinta pasó a la clandestinidad. Y la banda cerró filas: luego de esa experiencia, cualquier persona que quisiera trabajar con los Rolling Stones, sin importar la función a desempeñar, debía firmar un contrato de confidencialidad. Podían mirar, pero desde entonces les exigían callar.

El registro sin filtros del suizo -quien moriría en septiembre de 2019- circuló de forma pirata en todos estos años, convirtiéndose en una película de culto. Hoy, es posible encontrarla en YouTube. Y este sábado verla en Madrid, para de una vez por todas descubrir el lado B de la banda más popular del mundo. Porque después de la prueba fallida de Frank, vendrían nuevos documentales, hasta con la firma del gran Martin Scorsese (Shine a Light, de 2008). Pero por supuesto: no lo mostrarían todo.

En cambio, los verdaderos Rolling Stones están en Cocksucker blues.

Mick Jagger durante un show en San Francisco en la célebre gira de 1972 (Foto: AP) Mick Jagger durante un show en San Francisco en la célebre gira de 1972 (Foto: AP)

SEGUÍ LEYENDO

El día que los Rolling Stones tocaron para tres personas y por seis libras

A 25 años de los Rolling Stones en Argentina: los frenéticos días de locura, mujeres y pizza con Menem

Abuelo, jardinero y con nuevo material: Keith Richards sigue vigente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí