Mel B y su escandalosa pareja con Eddie Murphy que, aunque se terminó hace abriles, sigue dando que balbucir

0
107

Ella era una de las cinco chicas más exitosas del planeta, era una de las Spice Girls. Divorciada y mamá de una nena, estaba lista para volver a enamorarse. Él era el rey de la comedia, también divorciado y papá de siete niños, cuando la vio en una fiesta en Beverly Hills. Mel B era británica, pero sus compromisos laborales la habían llevado a instalarse en Los Angeles. Eddie Murphy vivía allí y se movía como pez en el agua. Estuvieron juntos no más de seis meses que fueron intensos, románticos y escandalosos: ella volvió embarazada a Inglaterra y él negó su paternidad hasta que un examen de ADN lo puso entre la espada y la pared. “Si querés mi futuro, olvida mi pasado”, cantaban las Spice en “Wannabe”, su primer gran hit. Eddie olvidó todo demasiado pronto.

“Wannabe”, Spice Girls (1996)

Ahora Mel B dice que las 21 mil libras esterlinas que Murphy le pasa por la manutención de su hija no alcanzan. Lo cierto es que ella se volvió a casar, tuvo otra hija, y su tercer esposo, insolvente y abusador, la tiene en jaque. ¿Podrá Murphy sacarla de este aprieto? La cantante nacida en Leeds, Inglaterra, vive en Los Angeles con sus tres hijas y tuvo que parar de trabajar por la pandemia. No pudo salir de gira con sus compañeras, en plan retorno, ni continuar grabando programas de televisión en los que venía participado como jurado de talentos.

“Él pertenecía a Hollywood y era de la vieja escuela. Yo vengo de Leeds, estudié en la pública. Él había sido famoso durante la mayor parte de su vida y había construido su propio reino privado, en el que podía vivir junto a su familia y amigos y cuidar de ellos. Yo me había pasado mi vida entera tratando romper barreras… Y él me hacía más feliz que ningún otro hombre que hubiera conocido antes”, contó Mel B en su autobiografía “Brutalmente honesta” (2018). Quien se haría conocida por el mote de Scary Spice, nació con el nombre de Melanie Janine Brown, hija de una inglesa blanca y de un hombre negro con orígenes jamaiquinos. Ser mestiza en un lugar como Leeds, fue una de las barreras a las que se refiere en su libro.

Ser diferente pronto se convirtió en una ventaja y cuando entró en las Spice Girls, su personalidad arrolladora y su imagen imponente sobresalieron del resto. Además de ser una cantante pop y de haber pertenecido a la girl band más exitosa de todos los tiempos, Mel B protagonizó el musical Rent, participó en la versión inglesa de Monólogos de la vagina y formó parte del jurado de los programas America’s Got Talent y Australia’s X Factor. “Yo era de piel clara, no era tan negra. Mi cabello no era tan liso ni tan rizado ni tan afro. Estar en Leeds me ayudó a conocer muy rápido quién soy como persona, antes de que nadie más intentara descifrarme”, escribió.

Aunque su carrera musical después de las Spice fue errante y vendió poco, Brown fue la primera de las cinco en grabar un disco solista y en colaborar con una grande del hip hop como Missy Elliott en “I Want You Back”. Su primera hija, Phoenix, es fruto de su matrimonio con Jimmy Gulzar, bailarín de la gira Spice World de 1998 y padre de su hija mayor, Phoenix. En ese momento también tuvo tironeos con el dinero y ella le terminó pagando 1,25 millones de libras para que la dejara en paz.

“I Want You Back”, Mel B & Missy Elliott

Angel Iris nació de su relación con Murphy, que no la aceptó como su hija hasta que se le practicó un examen de ADN. “Realmente me destrozó, porque no quería contar mi versión de los hechos, y no lo he hecho y todavía no lo haré, por respeto a Angel y por el respeto que todavía le tengo. No quisiera hacerle eso a nadie. Así que me deprimí mucho. Stephen, a quien conozco desde hace 15 años, intervino como un muy buen amigo y dijo: ‘Está bien, superarás esto’”, le dijo Mel al periódico británico The Guardian en 2014. Stephen es Belafonte, su tercer esposo y padre de su última hija, Madison. Este personaje que apareció como el galán que la iba a rescatar de su dolor terminó siendo un condimento amargo en la vida de la artista.

Todo lo que pasara con Mel B siempre fue interesante para los tabloides británicos y sus relaciones de alcoba, el punto fuerte. Antes de salir con Eddie Murphy, Scary Spice había mantenido un noviazgo de cuatro años con Crista Parker, una mujer que llevaba a sus hijos a la misma escuela de Los Angeles a la que iba Phoenix. También en The Guardian, se publicó que la ex modelo de Playboy, Luann Lee, había afirmado que Brown la llevó a un baño para discapacitados en busca de un “momento íntimo” mientras Belafonte esperaba afuera. Cuando le preguntaron si tenían una relación abierta, la cantante respondió: “No, mi esposo y yo somos muy unidos y sólidos. Pero seré la primera en felicitar a una mujer, en decirle a mi esposo: ‘Dios mío, mira sus piernas’; o ‘¿No se ve impresionante?’ Creo que las mujeres son hermosas”.

“No sé de quién será ese hijo hasta que salga y se haga un análisis de sangre”, había dicho Eddie Murphy entrevistado en vivo para el programa de la TV holandesa, RTL Boulevard. Mel B quedó destrozada y allí estaba Belafonte para rescatarla. Esa supuesta libertad sexual de la que se vanagloriaba mientras estaba en pareja con Stephen, se transformó en humillación cuando se separó y explicó alguno de estos acuerdos casi obligados. En entrevistas con la prensa británica, Mel decía que eran la pareja perfecta, que tenían relaciones sexuales todo el tiempo, que se entendían como nadie, pero cuando se distanciaron, ella contó todo el sufrimiento al que había sido sometida.

Cuando se conocieron él tenía denuncias por robo, vandalismo y violencia machista, pero ella quiso creer que todo eso era solo parte de su mala fama. La familia estaba en orden y con solo dos meses de noviazgo, se casaron. Él parecía entenderse con Phoenix, la hija mayor de Mel, con la mediana Angel y con la pequeña Madison, que tuvieron juntos. En la intimidad, enseguida él quiso armar tríos sexuales a los que invitaba a otras chicas. Ella después le contó a la prensa británica que al principio le pareció divertido, pero luego pensó que era algo extraño, la relación recién comenzaba. Belafonte grababa todo en secreto para luego tener la oportunidad de chantajearla, como finalmente lo hizo. También comenzó a manejar las finanzas de su mujer y a golpearla cuando se sentía celoso o arrinconado. Pero ella seguía diciendo que él era el amor de su vida, su salvador.

Stephen Belafonte y Melanie Brown Stephen Belafonte y Melanie Brown

“De repente, Belafonte es su esposo, gerente y único confidente después de abusar verbalmente de la familia de Brown en Leeds, provocando un distanciamiento de ocho años. Él gasta su dinero en efectivo, monitorea sus comunicaciones, amenaza con filtrar sus cintas sexuales, hace que sus hijos coman en el piso y golpea a su perro. Cuando Brown se vuelve dependiente del alcohol y la cocaína, obliga a su hija mayor a presenciar su firma de contratos prometiendo sobriedad. Brown finalmente intenta suicidarse, pero sale del hospital durante su recuperación para aparecer en US X Factor: magullada y desafiante sin su anillo de bodas para mostrarle a Belafonte que se acabó”, escribe Laura Snapes en The Guardian, resumiendo un periodo terrible y finalmente disruptivo en la vida de Mel.

En 2019, sola y fortalecida, la artista se reúne con sus ex compañeras para salir de gira. Serán cuatro, ya que Victoria es la ausente con aviso: esposa de David Beckham y empresaria, Posh Spice ya está en otra. El coronavirus en 2020 puso un freno a estos planes y Mel B se vio envuelta en problemas legales con Belafonte que le sigue reclamando más y más dinero. La mejor manera que encuentra, entonces, es recurrir a su ex Eddie Murphy al que sigue llamando el amor de su vida.

El diario inglés The Mirror publicó que Eddie paga 21 mil libras esterlinas al mes, más el seguro médico y los costos de educación adicionales a Mel por Angel, pero ella cree que los ingresos de él son mucho mayores de lo que declara y que podría pagarle algo más a su hija. Aunque venían en muy buenas relaciones, este cortocircuito podría llevarlos de vuelta a una incómoda instancia legal. Eddie Murphy es una de las estrellas de Hollywood más queridas y de las que más facturan. Pero además de su vida de lujos y de todo lo que dedica a la filantropía, también tiene otros nueve hijos que mantener, además de Angel.

Su última pareja, la modelo Paige Butcher, es la madre de los últimos dos. Las madres de sus dos primeros hijos fueron novias de Eddie en la juventud con las que tuvo relaciones cortas, de las que casi no hay registro. Murphy tiene cinco hijos con su ex esposa Nicole Mitchell Murphy, de la que recién se había divorciado cuando conoció a Mel B. En 2016, el comediante dijo en una entrevista con Entertainment Tonight en 2016: “La parte más brillante de mi vida son mis hijos. Mi mundo gira en torno a ellos”. El patrimonio neto actual de Eddie sería de 85 millones de dólares, ¿estará dispuesto a pagarle a Mel B lo que pide para su hija? ¿Belafonte dejará de presionar a su ex para que los siga manteniendo? Hay muchos interrogantes y una sola certeza: Los matrimonios se terminan, pero las disputas perduran.

“Spice World 2019”, Spice Girls

SEGUÍ LEYENDO

Eddie Murphy: diez hijos de cinco madres, dos escándalos y un presente como “caballero del ocio”

La nueva vida de la más salvaje de las Spice Girls

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí