la serie de Movistar+ termina con dulzura una temporada final a la que le ha costado encontrar su camino

0
151

Después de haber sido pospuesta su producción debido al coronavirus, la temporada 4 y última de ‘SKAM España’ llegó el pasado septiembre a Movistar+. Una temporada rara debido a que se perdía ligeramente la ilusión de vivirla en directo. Si bien en la realidad estamos en el inicio de curso, las “losers” se enfrentan a los últimos meses de un bachillerato sin COVID.

Reconozco que después de la temporada 2 perdí bastante fervor con la serie. Pero más por cuestión de no disponer del tiempo que consumía el estar pendiente de las publicaciones transmedia de la serie y de los clips que aparecían a lo largo de cada semana que por otra cosa. Una desconexión que, irremediablemente, causaba una menor implicación con la propuesta y con las girl squad.

No sé si es exactamente por ello, pero el caso es que en esta temporada 4, protagonizada por Amira (Hajar Brown) me queda una sensación bastante parecida a la protagonizada por Viri (Celia Monedero) —en la temporada 3—. Ambas me parecen grandísimos personajes pero que están desaprovechados. Si bien protagonizar la temporada les da un centro potente, el desarrollo de sus conflictos es exiguo.

Amira en el centro

Con Amira, en concreto, llevamos desde la primera temporada conociéndola, sabiendo cómo es intentar vivir su fe, su relación con el islam y con sus amigas. Tenemos unos nuevos episodios que nos prometen profundizar algo más en ello pero en realidad no lo hacen realmente mucho más que en otras entregas.

El problema quizás sea más que, con sus modificaciones normales debidas a quién está en el centro, cada temporada ha seguido más o menos el mismo esquema y los mismos elementos comunes de una ficción juveno-adolescente. Ese que la fiesta por aquí, este chico tralarí, esta complicación tralará, etcétera. Y todo muy difuso.

'Ramy': su excelente temporada 2 brilla más cuando se aleja del protagonista

Cosas que van funcionando y que llevan funcionando desde el principio como la dinámica de las chicas y la naturalidad que desprenden pero que son salpicadas con otras que no. Este año le ha tocado a Lucas esa parte de subtrama que se intuye pero que no interesa a los guionistas tirar por ahí. Amén de que todo personaje fuera de las chicas protagonistas están infradesarrollados por mucha cámara que acaben chupando —¿Inés?—.

Esto hace que la implicación emocional haya sido algo menor de lo que podríamos desear en una temporada que sirve de despedida y planteada como tal. Lo que no quita como para que no haya habido momentos fantásticos y bonitos como corresponde.

En definitiva, la despedida de ‘SKAM España’ sabe a poco. Creo que, por lo general, las circunstancias en las que han tenido que posponer la temporada han hecho que se acuse cierto cansancio en la serie y le ha costado poner las cosas en orden para contar esta última historia. Un final dulce para una temporada que no lo ha sido tanto.

Compartir

‘SKAM España’: la serie de Movistar+ termina con dulzura una temporada final a la que le ha costado encontrar su camino

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí