Julio Lagos: “Residir es manufacturar expresiones”

0
133

Julio Lagos y un nuevo desafío (Lihueel Althabe)

Dicen que no hay nada peor que ser médico y tener que ir al médico o ser chófer de micros y viajar como pasajero. Pero en el rubro periodístico entrevistar a un colega suele ser un momento lindo donde la tarea fluye. Si el entrevistado es Julio Lagos habrá entrevista pero también mucha enseñanza.

Para los que no entramos en la categoría millennials, Julio Lagos es parte de esas voces que son casi de la familia. Junto a Magdalena Ruiz Guiñazú, Héctor Larrea, Cacho Fontana y un poco más acá, Néstor Ibarra o Juan Alberto Badía integran ese selecto grupo de voces que reconocemos y en las que nos reconocemos. Por eso, al escuchar su “hola, buen día”, esta cronista no puede evitar la sonrisa. La voz sale de un celular pero parece que se escucha desde una radio.

Julio Lagos desde los 16 años que es un hombre de los medios, pero sobre todo un hombre de radio. Locutor recibido en el ISER, trabajó en radio el Mundo, Municipal, Continental, Belgrano y Mitre. Solo esta enumeración muestra que integró las emisoras más importantes de la Argentina. Estuvo al frente de ciclos como La mañana de Julio Lagos, Despierto y por la calle y Sábado a la noche. En el 2003 ganó el premio Rey de España. Lejos del retiro, desde el 1 de noviembre conducirá Mañana es ahora por Rivadavia. Se podría pensar que con tanto camino recorrido este desafío no le resulta tan novedoso, pero no es así. Su tono de voz indica lo que corroborará con sus palabras: “Me siento muy contento con esta posibilidad. Ratifica que estoy vivo”. Para luego admitir con humildad que se siente algo nervioso y que lo único que pretende es “contagiar emoción” porque “si perdemos la emoción estamos liquidados”.

Locutor y periodista, Julio Lagos vuelve a Radio Rivadavia Locutor y periodista, Julio Lagos vuelve a Radio Rivadavia

Cuando lo llamaron de Radio Rivadavia para ofrecerle el horario de 1 a 5 aceptó sin dudarlo. La franja horaria parece pensada a contramano de la vida cotidiana, pero Lagos le encontró la magia: “Apenas comienzo saludo con un ‘Hola, buen día‘. Y es así porque para muchos el día se termina pero para otros, comienza. Y son justamente esos, los que comienzan el día con su trabajo los que permitirán que el día de los otros no sea tan malo”. Lagos nombra al panadero que a esa hora amasa las facturas, al hombre que trabaja en el tambo, a los que están en los frigoríficos: “Cuando comienza o termina la jornada depende de la tonalidad, del espíritu de tu tarea, para todos esos trabajadores su día comienza cuando otros duermen”. Consciente de que ese horario muchas veces se asocia a la enfermedad o la soledad, asume sin problemas el desafío de acompañar soledades o mitigar penas: “La radio y sobre todo la radio en vivo nos permite aprovechar eso tan rico y apasionante de la vida que es cuando esperamos que ocurra algo y no sabemos muy bien qué, pero esperamos confiados”.

Mañana es ahora será fiel a ese estilo que caracteriza a Julio Lagos y que sus oyentes agradecen. “Respetar lo simple, lo sencillo, hablar al que escucha, pero también acompañarlo”, promete con la certeza del que sabe que cumple. “Queremos ser como esa luz que se deja encendida en la noche cuando los chicos tienen miedo. Es una luz chiquita y que sin embargo es compañía, es calidez y es seguridad”.

En tiempos de grieta, Lagos reivindica la conjunción “y” sobre la “o”. “No es música en inglés o música en castellano. Tango de antes o tango de ahora. Es música en inglés y en español, tango de antes y tango de vanguardia”, enfatiza. Por eso en el programa habrá lugar para Troilo pero también para músicos del under, para los contenidos de Buenos Aires pero también para los de Salta o los de Chubut. “Rivadavia cuenta con 45 repetidoras -palabra que no me gusta mucho- en todo el país. Por eso si yo anuncio ‘cielo despejado en Buenos Aires‘ alguien puedo pensar ‘¿y en Misiones qué pasa?’. Por eso me impongo hablarle a todos”. Para lograrlo, le dará la voz a los periodistas que están en esas emisoras. “Podría simplemente buscar la temperatura de Misiones y repetirla. Pero cuando lo dice alguien de esa provincia con su tonada, con su cadencia, perfuma el programa no solo con su voz también con su historia”, y agrega: “Alguno puede decir que es algo pueril desde lo periodístico pero para mí es parte de la aventura de un programa en vivo. La capacidad de recuperar el relato, de contarte un cuento atrapante y entretenido”.

En su momento entrevistó a Troilo. Hoy reivindica a los tangueros tradicionales pero también a la vanguardia En su momento entrevistó a Troilo. Hoy reivindica a los tangueros tradicionales pero también a la vanguardia

Inquieto, Lagos afirma que seguirá cumpliendo el consejo que le dio el periodista Augusto Bonardo: adónde vayas hacé un quilombito. Por eso y sabiendo que Instagram fue la red que más creció en esta pandemia buscará la forma de unirla a la radio. “Vamos a ir encontrando la forma. Somos como ese gusanito que está bajo tierra en medio de un terremoto. Sabe que hay ruido, que su mundo tiembla pero no sabe muy bien de qué se trata todo”, compara y enseña.

En el programa también tendrán un gran espacio las economías regionales. Lagos comparte un anécdota maravillosa: “Tuve una gran relación con Piazzolla. Una vez caminando por París, él vio en una verdulería un cajón de manzanas rionegrinas. Empezó a gritar ‘manzanas argentinas, manzanas argentinas‘. Lo festejó como si fuera un concierto”. Es que detrás de ese cajón estaba el trabajo de muchos compatriotas tantas veces invisible: “Lamarque es una ciudad de Río Negro y una de las mayores productoras de tomates. Cada mes de marzo realizan la Fiesta Nacional del Tomate y la Producción. Hay una fiesta popular hermosa que incluye hasta una tomatina. Y desde la radio quiero acompañar ese tipo de propuestas. Contar a los oyentes lo que hacen unos y otros”. Lagos se entusiasma ante la posibilidad que un oyente que está en Valencia y consume ese tomate pueda hablar con el productor rionegrino que lo produjo: “Esa violinista de Mendoza que se comunique con el concertista del Colón que le pase una partitura”. ¿Pero en tiempos de internet no es más fácil simplemente buscarlo en la web? “Podría ser, pero reivindico el gusto de vincular gente con gente. De ser parte de un medio sensible a lo que la gente no solo busca, también quiere”. Con tantas horas de radio, Lagos sabe que además el oyente “se acuerda de lo que lo emociona”. Esto puede ser una tonada, una palabra o una simple receta de empanadas, porque como remarca “vivir es fabricar recuerdos”.

Julio Lagos vuelve a la radio en noviembre Julio Lagos vuelve a la radio en noviembre

Sin olvidar que estamos en tiempos de pandemia, el periodista afirma entre risas que “trato de no hacerme trampa al solitario”. Por eso, no saldrá a entrevistar como en otras propuestas que lideró pero sí aprovechará “todas las posibilidades que me da el estudio que son muchísimas”. Previsor, ya empezó a modificar su horario biológico pero sin cambiar sus rutinas diarias de ejercicio. Agradece que la propuesta haya llegado en primavera cuando el clima invita a trasnochar y no en las frías noches invernales.

Lagos también tiene palabras de elogio para María Areces, que estaba en ese horario y a la que define como “una excelente persona e increíble profesional”. Para finalizar no puede faltar el recuerdo de Carrizo: “Una vez me dijo que uno se muere cuando se muere el último que se acuerda de vos”. Ante este nuevo desafío Lagos vuelve a repetir su gracias a la radio porque “pude formar parte de la historia de miles de personas que no lo saben, seguramente, pero que también son ellas parte de mi propia historia”.

Seguir leyendo

Todas las voces todas, 100 años de la radio en la Argentina: las palabras de sus protagonistas

Héctor Larrea: “El día que diga pavadas o haga papelones, me retiro”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí