La líder escocesa presiona para que dimita la diputada que viajó con COVID-19

0
122

Nicola Sturgeon, primera ministra de Escocia. EFE/EPA/FRASER BREMNER /Archivo
(FRASER BREMNER / SCOTTISH DAILY/)

Londres, 11 oct (EFE).- La ministra principal del Gobierno escocés, Nicola Sturgeon, insistió hoy en que debe renunciar a su escaño en la Cámara de los Comunes británica la que fuera diputada de su partido, Margaret Ferrier, que en septiembre viajó entre Glasgow (Escocia) y Londres cuando tenía síntomas de COVID-19.
En declaraciones al programa “Sophie Ridge on Sunday” de Sky News, la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP, en inglés) dijo que Ferrier, que es diputada independiente tras haber sido suspendida de militancia en el SNP, debe “dejar el Parlamento”.
“Es inaceptable que alguien en su posición ignorara tan flagrantemente las normas y no puedo ser más clara, no es aceptable y debe dimitir”, afirmó Sturgeon, después de que la interesada haya declarado que tiene intención de mantenerse en su puesto.
Ferrier declara en una entrevista publicada este domingo por el periódico “Scottish Sun” que desea seguir sirviendo a sus votantes de la circunscripción escocesa de Rutherglen y Hamilton West, que, dice, le han expresado su apoyo.
Explica que su mala actuación entre el 26 y el 29 de septiembre, por la que se ha disculpado, se debió a que el virus le nubló el sentido y la hizo comportarse “de forma extraña”, pues “no te concentras”.
El sábado 26 de septiembre Ferrier experimentó síntomas leves y se hizo un test de COVID-19, pero el lunes 28 se sintió mejor y se desplazó en tren hasta el Parlamento en Londres para participar en un debate precisamente sobre el coronavirus, relata.
Ese mismo lunes recibió un resultado positivo de la prueba, le “entró el pánico” y el martes 29 de septiembre tomó un tren de regreso a Glasgow, donde se aisló durante catorce días, dice.
El 30 de septiembre informó de su resultado positivo al SNP, que después la despojó de militancia y le pidió que dejara su escaño, y el 1 de octubre contactó con la Policía, que investiga los hechos.
Sturgeon fue muy crítica cuando Dominic Cummings, el principal asesor del primer ministro británico, Boris Johnson, se saltó las restricciones entre marzo y abril cuando padecía la COVID-19, si bien no dimitió al contar con el apoyo de su jefe, pese a la enorme presión política.
La líder escocesa trata de zanjar el episodio con Ferrier para que no afecte al cumplimiento de las normas en Escocia, después de que el viernes se impusieran nuevas restricciones en ciudades como Glasgow y Edimburgo, que incluyen el cierre de “pubs” y restaurantes durante al menos dos semanas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí