La líder de Taiwán pide negociar la “coexistencia” con Pekín pero no hará concesiones

0
152

Taipei (Taiwan), 10/10/2020.- La presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen habla a sus seguidores durante una celebración del Día Nacional de Taiwán en Taipei, Taiwán, el 10 de octubre de 2020. EFE/EPA/RITCHIE B. TONGO
(EFEM0297/)

Taipéi, 10 oct (EFE).- La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, aseguró que las tensiones entre la isla y China, que la considera una provincia rebelde, se pueden “resolver de verdad” a través de un diálogo sobre la “coexistencia”, aunque advirtió de que “mostrar debilidad y hacer concesiones” no pondrá fin al conflicto.
En su discurso durante el Día Nacional de la República de China, nombre oficial de Taiwán, la líder isleña se refirió al aumento de las tensiones a ambas partes del estrecho de Formosa, del que culpó a China por reforzar su “acoso por aire y mar”.
“Nuestro compromiso con nuestra soberanía y nuestros valores democráticos no cambiará”, advirtió Tsai, aunque matizó que también mantendrán una “flexibilidad estratégica” que les permita “responder a los cambios”.
Acerca del reciente discurso ante la Asamblea General de la ONU del presidente chino, Xi Jinping, en el que aseguró que Pekín nunca buscará una expansión hegemónica o crear una esfera de influencia, la dirigente taiwanesa mostró su esperanza en que “sea el comienzo de un cambio auténtico”.
“Si Pekín se presta a atender las voces de Taiwán y a cambiar su forma de manejar las relaciones a través del Estrecho, así como a facilitar de manera conjunta la reconciliación y el diálogo pacífico, creo que la tensión regional se puede resolver de verdad”, afirmó Tsai.
No obstante, a este respecto apuntó que “no es algo que Taiwán pueda asumir solo” y que es “responsabilidad conjunta de ambas partes”.
Añadió que “el asunto más urgente es hablar de cómo podemos vivir en paz y coexistir sobre la base del respeto mutuo, la buena voluntad y el entendimiento”.
“Siempre que las autoridades de Pekín estén dispuestas a resolver los antagonismos y a mejorar las relaciones a través del Estrecho, y mientras se mantenga la igualdad y la dignidad, estamos dispuestos a trabajar conjuntamente para organizar un diálogo positivo”, insistió Tsai.
LA DEFENSA NACIONAL, “ÚNICA FORMA” DE PROTEGER TAIWÁN
Sin embargo, es probable que esta llamada a la negociación no sea recibida con el mismo entusiasmo en Pekín, donde el propio Xi ya ha afirmado que no renunciarán al uso de la fuerza para conseguir la “reunificación” de Taiwán con el resto de la República Popular.
Tras la guerra civil, que acabó con la creación de la China comunista en 1949, los derrotados nacionalistas de Chiang Kai-shek se refugiaron en la isla de Taiwán, que pasó a ser el único territorio controlado por la República de China, y mantuvieron su régimen hasta principios de los 90, cuando se produjo la transición a la democracia.
En caso de que China no quisiera atender las llamadas a la negociación, Tsai también repasó hoy las capacidades defensivas de la isla, al señalar que “las únicas formas de garantizar la seguridad de Taiwán y de mantener la paz regional son una preparación adecuada y la fuerza de unas capacidades sólidas de defensa nacional”.
La presidenta isleña afirmó que seguirán “modernizando” sus capacidades de combate, adquiriendo más armamento -suministrado en buena parte por Estados Unidos, lo que genera fuertes protestas por parte de Pekín- y reforzando puntos débiles de su defensa como sus sistemas de reservistas y de movilización.
Taiwán, apuntó su mandataria, seguirá guiándose por el principio de “no temer ni buscar la guerra”, y continuará intercambiando información militar con “los países vecinos” -pese a que en la actualidad ninguna nación asiática mantiene relaciones diplomáticas oficiales con la isla- y reforzando sus asociaciones en materia de seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí