Georgina Barbarossa contó que un conocido capocómico la acosó: “Fui corriendo al camarín y me puse a fluir”

0
387

Cuando Georgina Barbarossa empezó su carrera, allá por la década del ochenta, era mucho más difícil para una mujer salir a denunciar un acoso. Es más: en aquella época, estaba naturalizado el hecho de que una figura consagrada del espectáculo se sobrepasara con una joven que recién incursionaba en los medios. Así que tuvieron que pasar cuatro décadas para que la actriz se animara a contar que había sido acosada por un famoso capocómico argentino.

“Fue en la tele, yo era chica. No voy a decir el nombre porque ya se murió. Pero la verdad es que la pasé muy mal. Era uno de mis primeros trabajos y estábamos cantando Allá en el rancho grande, un tema mexicano. Estaba Pancho Guerrero, que era el director. Y vino este artista muy conocido y me metió la mano en la cola, mal. Yo estaba apoyada en una tranquera. Y me quedé helada, pero seguí”, le contó Georgina a Andy Kusnetzoff en el punto de encuentro de Podemos hablar, por Telefe, cuando el conductor pidió que dieran un paso adelante “los que vivieron alguna situación de acoso”.

La actriz contó que, por entonces, tendría unos 25 años. Y que ya estaba en pareja con Miguel Vasco Lecuna, el padre de sus mellizos, Tomás y Juan, quien falleció en 2001. “Él era muy famoso y yo me quedé helada. Terminamos de hacer el musical y me fui corriendo. Porque me metió mal la mano, mal. Horrible. Pero me quedé y no sé, seguí. Cuando terminamos me fui corriendo al camarín y me puse a llorar”, explicó Georgina.

Alberto Olmedo junto a Jorge Porcel (Foto: Télam)

Barbarossa contó que fue Carmen Vallejo, la madre de Selva Alemán, quien la contuvo en ese momento. “Me dijo: ‘¿Qué te pasa?’. Entonces le conté lo que me había pasado. Y le digo: ‘¿Qué hago?’ No le podía decir a Vasco, porque lo iba a matar. Además, no teníamos un mango y necesitábamos ese trabajo”, explicó la actriz.

¿Cuál fue la reacción de Vallejo ante semejante situación? “Me dijo: “Bueno, no te preocupes’. Carmen era una divina, chiquitita así. ‘A partir de ahora, en todos los sketches que vos grabes, yo voy a estar parada al lado tuyo’. Y me cuidó siempre, siempre, siempre, siempre…”, confió Georgina.

Sin embargo, el acoso volvió a repetirse tiempo más tarde. “Ya embarazada, volví a trabajar y digo: ‘Bueno, ya está, ya pasó’. Volví con una panza así, porque estaba embarazada de los mellizos. Y cuando me acerqué a darle un beso, porque él estaba sentado, me tocó la pierna, abajo”. “¿La misma persona?”, preguntó el conductor. “La misma persona. Yo hice así para atrás y dije: ‘No lo puedo creer’. Fue el pan amargo, más amargo de mi vida. Porque fueron los dos momentos en que realmente no teníamos un mango y se necesitaba el trabajo. Yo lloraba. Pero bueno, nunca se lo dije a Vasco”, concluyó Barbarossa.

Fue entonces cuando Andy volvió a preguntarle por qué no nombraba al acosador. “Está muerto, ya está. Dejalo que Dios lo tenga en la gloria. Se murió. Pero no es muy querido en el ambiente, ¿eh?”, dijo Georgina. “¿Es el capocómico que trabajaba con (Alberto) Olmedo, por decirlo de alguna manera?, insistió Kusnetzoff para saber su identidad. “Exactamente”, fue la tajante respuesta de Georgina que despejó todo tipo de dudas.

SEGUÍ LEYENDO

Al borde del llanto, Georgina Barbarossa recordó a su madre recientemente fallecida: “Tengo como una puñalada en el pecho”

Murió la madre de Georgina Barbarossa a los 91 años

Georgina Barbarossa explicó por qué renunció al “Cantando” al enterarse de que la juzgaría Moria Casán: historia de un conflicto irreconciliable

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí