Los zombis de ‘Little Monsters’ no muerden tanto como de costumbre

0
126

Al parecer, en todos los continentes cuecen habas zombis. Por eso ha llegado a los cines de España la película australiana Little Monsters, dirigida por Abe Forsythe el pasado 2019. Como algunos de sus colegas con mayores inquietudes creativas, el cineasta llegó a colocarse tras las cámaras después de cierta trayectoria frente a ellas. Y, los que lo conocen por esta última labor, le han visto en Escape from Jupiter (David Ogilvy, 1994) como Kingston, en Always Greener (Bevan Lee, 2001-2003), interpretando a Campbell Todd, o en El increíble viaje de Mary Bryant (Peter Andrikidis, 2005-2007) como Sam Liley.

Si uno no sabe absolutamente nada de Little Monsters antes de verla, nunca podría intuir en su primer cuarto que es una película de zombis

También en Tripping Over (Andrew Knight, 2006), dentro de los zapatos de Nic, en Laid (Kirsty Fisher y Marieke Hardy, 2011-2012) como Charlie y, últimamente, en el episodio “Don’t Be a Dickhead ” (2×02) de Mr. Inbetween (Scott Ryan, desde 2018), encarnando a Constable T. Gordon. Pero sus aportaciones previas a Little Monsters como realizador, las películas Navin Wants to Be a Superhero (1999), Ned (2003) y Down Under (2016), son imposibles de encontrar para analizarlas y poderse hacer una idea segura de los intereses de Abe Forsythe más allá de la comedia, único género que ha tocado.

Hulu

El guion del propio Abe Forsythe y su puesta en escena son como una ametralladora bufa sin demasiado ingenio y no muy intensa

Uno afronta el primer cuarto de Little Monsters y, si no sabe absolutamente nada de su trillado argumento del azote zombi, de ninguna manera podría intuir hacia dónde van los tiros y que, en algún instante, aparecerán las hordas de muertos vivientes a liarla parda y perseguir a nuestros protagonistas para hincarles el diente sin miramientos. Y le dará la impresión de que este filme solo nos ofrece una comedia gamberra sobre un sujeto inmaduro y sus tribulaciones. En cambio, si ha leído la sinopsis o ha ojeado el cartel, lo que se le pasa por la cabeza es que casi no hay indicios de su trama genuina.

Lo que, narrativamente hablando, supone un defecto porque la aparición de los fiambres caníbales y el correspondiente estallido de la plaga protoapocalíptica hace que Little Monsters se transmute de golpe y porrazo en otro filme, como si se tratase de dos distintos por completo. Si uno toma una propuesta cercana como la famosa Zombis Party (Edgar Wright, 2004) de ejemplo, comprueba que la historia de los apuros amorosos que sufre su protagonista se ve jalonada por pistas muy obvias y sucesos a su alrededor que apuntan al paulatino caos y la hecatombe de los muertos vivientes, con algún chiste y la banda sonora incluidos.

El aparato audiovisual de Little Monsters no destaca y el ritmo de sus disparos verbales se reduce cuando entramos en materia

Y eso no es lo que ocurre en Little Monsters, sino que hay un borrón y cuenta nueva. Tanto los personajes y la dinámica que han establecido como el tono cómico se mantienen, faltaría más, pero la situación genérica se transforma del todo tras el incidente desencadenante y un pequeño interludio en el que vuelve a la anterior. El libreto del propio Abe Forsythe y su puesta en escena son como una ametralladora bufa sin demasiado ingenio cómico o puramente cinematográfico y no muy intensa, y lo provocativo se halla a años luz de lo que sí consiguen las dos entregas de Zombieland (Ruben Fleischer, 2009, 2019), por ejemplo.

little monsters abe forsythe críticaHulu

Nos gustaría que el personaje Teddy McGiggle, esforzadamente asumido por Josh Gad (Marshall), tuviese más carisma para que su rol de veras fuera decisivo en el alcance de la confrontación dramática. El jovencísimo Diesel La Torraca (Lambs of God) resulta bastante encantador en la piel de Felix Anderson, aunque no a los niveles del impagable Jonathan Lipnicki como Ray Boyd en Jerry Maguire (Cameron Crowe, 1996); Alexander England (Alien: Covenant) cumple con su papel de David Anderson y la presencia de la luminosa Lupita Nyong’o (Nosotros) como Miss Audrey Caroline se agradece siempre.

Little Monsters subsiste como un pasatiempo en la cuerda floja, todo lo más, aceptable

El filme no se ceba en lo gore, para tranquilidad de los que estamos hartos de excesos en ese sentido sin justificación alguna, es decir, al margen de razones narrativas. Que la participación de un grupo de niños sea constante reduce la brutalidad casi al mínimo posible. Y, tal vez por el mismo motivo, los zombis no son los más creíbles que hayamos contemplado, por otra parte. Y, como el aparato audiovisual no destaca y el ritmo de sus disparos verbales se reduce considerablemente cuando entramos en materia, Little Monsters subsiste como un pasatiempo en la cuerda floja, todo lo más, aceptable.

little monsters abe forsythe críticaHulu

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí