Matilda Blanco: “Me acostumbré tanto al tapabocas que cuando no lo tengo me siento desnuda”

0
400

Matilda con su tapabocas (Foto: Instagram @matildablanco)

Se inventó un personaje de mala. Y, gracias a él, logró convertirse en una pieza fundamental para varios programas de televisión. Sin embargo, cuando las cámaras se apagan, Matilda Blanco se muestra totalmente diferente de lo que se ve en pantalla. En diálogo con Teleshow, la actual jurado de Corte y Confección habló de su rol en el reality de El Trece y de cómo afecta al mundo de la moda la situación que se vive actualmente por la pandemia del coronavirus. Pero también abrió su corazón para contar qué pasa cuando se quita el traje de crítica y llega a la intimidad de su hogar.

-¿Cómo estás pasando este momento atípico de cuarentena?

-Estoy yendo de mi casa al trabajo, nada más. Tratando de pasar esta situación de la mejor manera posible y de cuidarme todo lo que puedo. Por suerte, el programa anda muy bien y la gente nos agradece que estemos alegrándole la tarde. Pero, lamentablemente, tuve que suspender las fechas que tenía previstas para mis charlas de Asesoramiento de Imagen, que se llaman La moda a tu favor, en el el interior del país. Y, para poder cumplir con todas las personas que estaban interesadas, ahora las estoy dando de manera Online.

-Si hay una industria que se ha visto afectada por esta pandemia, es la de la moda…

-Obviamente. Y esto es a nivel mundial. Pero, particularmente en la Argentina, la situación es tremenda porque las marcas no pueden vender y, las que abrieron, ahora tuvieron que volver a cerrar. El problema es que, acá, la venta por Internet todavía no está del todo bien implementada. Así que hay mucha gente que, directamente, decide no comprar. Y esto hace que se rompa toda la cadena, desde los talleres.

En Corte y Confección, Matilda es la más implacable del Jurado (Foto: Instagram @matildablanco) En Corte y Confección, Matilda es la más implacable del Jurado (Foto: Instagram @matildablanco)

-Se están viendo dos particularidades estéticas por estos días: la joggineta para estar en casa y el barbijo para salir. ¿Qué opinás de estos looks?

-Me parece que es lo que vamos a recordar dentro de unos años…. Así como nos quedó la plataforma y el oxford de los años ‘70 y las hombreras de los ’80, creo que el ícono de esta época va a ser el tapabocas. Ya es un accesorio más que va a permanecer con nosotros un largo tiempo. Y sí: las caras cambian y la fisonomía se ve diferente. ¿Pero sabés qué?

-¿Qué?

-Yo me acostumbré tanto a usar el tapabocas, que hasta me siento desnuda cuando no lo tengo. Es que lo llevo al canal y lo tengo puesto en la productora hasta el momento en que salimos al aire. Así que, cuando me falta, me siento rara. Pero bueno, todo cambió. Y hoy nos toca ver a la gente en la calle con la cara tapada.

-No me contestaste sobre la joggineta…

-Yo creo que las mujeres tienen que arreglarse, aunque sea para estar en la casa. Que no hay que esperar a que termine la cuarentena, que se tienen que sentir bien ahora. Mi consejo es que no se abandonen. Y me parece que es momento de que todas miren un poco el guardarropas y vean qué les sirve y qué no. Que se prueben y que entiendan que pueden hacer un cambio. Hay muchas que tienen ropa arrumbada que nunca se ponen y que no van a usar en su vida. Bueno, ahora hay mucha gente que la necesita, así que la pueden donar. Por el bien de la moda y por el bien de los demás, que empiecen a desprenderse de todo eso.

Matilda y su Martín Fierro como Mejor Crítica de Moda (Foto: Instagram @matildablanco) Matilda y su Martín Fierro como Mejor Crítica de Moda (Foto: Instagram @matildablanco)

-Siempre adoptás el personaje de mala, pero también te hemos visto muy sensible en algunos programas. ¿Qué pasó?

-¡Tengo corazón! Yo no voy por la vida criticando a la gente por cómo está vestida, por más que me haya ganado un Martín Fierro de la Moda como Mejor Critica. Lo mío es un personaje, súper estricto y comprometido con la estética, pero no es más que eso. Y lo que digo es siempre buscando no hacerle daño a nadie a nivel humano. El tema es que ahí se juega el ego. Pero yo, de lo que hablo, es de un vestido que el día de mañana va a estar arrumbado en algún guardarropas.

-¿Alguna vez sentiste que se te fue la mano y que hiciste sufrir a alguien por una crítica?

-No, porque lo mío nunca es personal. Yo no digo, por ejemplo: “Esto no te va porque sos gorda, porque sos joven, porque sos alta o porque sos vieja”. Lo que marco es una buena o mala elección de la persona a la hora de optar por la ropa. A mí no me interesa meterme con nada más, ni con su carrera ni con su don de gente. Pero reconozco que, a veces, se han ofendido mucho porque les he dicho que se han vestido mal. Y doy fe que, si les hubiera dicho que robaron, se hubieran matado de risa.

-Pero, ¿tuviste que levantar el teléfono para pedirle perdón a alguien que se angustió por un comentario tuyo?

-He llamado a alguna gente, pero no para pedirle disculpas sino para ver por qué se había puesto mal. Y siempre me explican lo de los canjes. Pero bueno, por más que un diseñador te dé el vestido, uno tiene que saber elegir qué es lo que le queda bien.

Al no poder trasladarse, Matilda está dando sus charlas sobre Asesoramiento de Imagen de manera Online Foto: (Instagram @matildablanco) Al no poder trasladarse, Matilda está dando sus charlas sobre Asesoramiento de Imagen de manera Online Foto: (Instagram @matildablanco)

-O sea que te mantenés en tu postura, por más que el otro llore….

-Sí. De hecho, también me ha pasado lo contrario: hubo gente que me llamó para pedirme que dijera que su vestido estaba mal, porque le servía que yo hablara de todas formas. Y no lo hice. Yo digo lo que realmente me parece y, en ese sentido, soy incorruptible.

-¿Y reconocés que, sobre todo en otra época, la moda ha sido muy cruel con las mujeres?

-Ahí está la cuestión: yo estoy de acuerdo con la moda inclusiva y nosotros la hacemos en el programa. Creo que hay un cambio muy grande con respecto a esto. De hecho, las modelos ya no son extremadamente flacas como eran antes. Pero esto sigue sin tener que ver con la crítica a una elección. Hay tantas tendencias y tanto para usar, que si una se conoce bien a sí misma siempre puede elegir algo que le quede bien. Porque lo que le hace mal a las mujeres no es la moda, es lo dañinas que somos entre nosotras. Eso es lo que nos mata. Porque lo mío es un personaje para la televisión. Pero todas están con mucho miedo a los comentarios de las otras en las redes sociales. Y la realidad es que el cambio de imagen tiene que ser por una misma y no para tratar de congraciar la mirada de los demás.

-La Matilda mala de la tele es conocida por todos, ¿cómo es la que llega a su hogar y se saca el personaje de encima?

-Cuando estoy en mi casa lo primero que hago es ponerme cómoda, con un jean grande y un buzo, y tirarme al piso para que mis perros me pisoteen, jueguen conmigo y me saquen la mala energía de encima. Disfruto mucho con ellos.

-¿Cuántos animales tenés?

-Cuatro perros y ocho gatos. ¡Todos de la calle!

Matilda junto a uno de sus rescataditos (Foto: Instagram @matildablanco) Matilda junto a uno de sus rescataditos (Foto: Instagram @matildablanco)

-¿También sos vegana?

-Soy vegetariana, con intenciones de ser vegana. Acá me cuesta bastante porque no encuentro algunas cosas que me gustan. Pero mi hermano, que vive afuera, me ha hecho probar alimentos riquísimos que a la Argentina todavía no llegaron. También trato de usar prendas sin materiales de origen animal, aunque a veces se complica. Pero, de apoco, imagino que lo iré logrando.

-¿Y de dónde nace tu amor por los animales?

-De mi familia: de mi madre y de mi padre, sobre todo. Todos somos muy amantes de los animales. En la casa siempre tuvimos muchos gatos, perros, tortugas…Y todo el tiempo íbamos como al rescate. Hasta estuvimos a punto tener a un chanchito bebé, que al final se quedó en el campo. Pero siempre me gustaron los animales. Y, con el tiempo, yo me fui comprometiendo cada vez más, apoyando y difundiendo las causas en contra del maltrato animal.

-Además del amor de tus mascotas, ¿hay algún novio dando vueltas?

-Es muy loco, porque en plena pandemia me empezaron a escribir ex novios que me decían que me extrañaban, que se dieron cuenta que yo fui su gran amor… ¡Una locura! Pero bueno, uno de ellos, todavía tiene un poquito de mi corazón. Así que vamos a ver qué pasa cuanto todo esto termine. Porque, si era complicado antes, con la cuarentena mucho más porque no podemos encontrarnos con nadie. Y, cuando por fin podamos hacerlo, le vamos a tener que pedir un certificado de sanidad.

SEGUÍ LEYENDO

Mariana Brey y su teoría sobre la furia de Pampita: “No sé si el casamiento de Pico Mónaco le tocó alguna fibra”

La particular iniciativa de Silvia Süller para generar ingresos en la cuarentena

Fuertes acusaciones, lágrimas y la palabra de la mujer que mejor conoce a la familia Cubero: nuevo escándalo entre Mica Viciconte y Nicole Neumann

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí