la larga cinta de desgracias a acompñan a su índice

0
127

La actriz Naya Rivera (Santana Lopez en Glee) continúa desaparecida –aunque ya hay altas sospechas de su fallecimiento– después de salir a navegar con su hijo de cuatro años, que fue encontrado ileso unas horas después.

La grave circunstancia se suma a la creciente serie de desgracias que sufrió durante el último lustro el elenco de una de las series más recordadas y queridas de la televisión. La producción de Ryan Murphy acumula un insólito historial de todo tipo de situaciones dramáticas y violentas, que desconciertan por su recurrencia y que algunos han llamado “la maldición de Glee”. Desde muertes, maltratos, suicidios y drogas, hay de todo en esta ingrata lista de sinsabores que te resumimos a continuación:

Cory Monteith (Finn), muerto en 2013 por una sobredosis

Querido y admirado por un nutrido grupo de fans, Cory Monteith fue desde el estreno de Glee uno de los rostros más reconocibles del programa y, sin duda, uno de sus personajes más queridos.

Carismático, encantador y amable, el actor se convirtió en el símbolo del chico saludable y bonachón que suele ser parte de la imaginaria norteamericana. De modo que su muerte debido a una sobredosis, acaecida el 13 de julio de 2013 y justo cuando todo parecía indicar que había logrado superar su adicción a las drogas, provocó una considerable conmoción entre sus acérrimos seguidores.

El cuerpo del actor fue encontrado en una habitación del hotel Fairmont Pacific Rim en Vancouver(Canadá). Tenía 31 años al morir.

Mark Salling (Puck), cometió suicidio en el 2018

Puck era el chico malo de la secundaria, pero al final era otro de los adorables personajes de la ficción televisiva. No obstante, más allá de la televisión, la vida del actor era un cúmulo de rumores sobre conducta inapropiada e, incluso, abuso sexual.

En 2013, Salling fue acusado de agresión sexual por Roxanne Gorzela, su pareja por entonces. La acusación llevó a descubrir una serie de situaciones confusas y violentas, que incluyó un testimonio de la hoy desaparecida Naya Rivera sobre su comportamiento errático y violento.

Pero lo peor estaba por llegar: en 2015 fue acusado formalmente de poseer alrededor de 50.000 imágenes y 600 vídeos de pornografía infantil. Se trató de un shock público y un momento de especial dureza para el elenco, que se había definido por años como “una familia unida”.

El 30 de enero del 2018 y en pleno trayecto hacia un juicio en el que podría haber sido condenado a décadas de prisión, Salling se suicidó ahorcándose a orillas del río Sunland (Los Ángeles). Tenía 35 años al morir.

Naya Rivera (Santana), acusada y arrestada por violencia doméstica en el 2017

Antes de causar preocupación colectiva por su desaparición, Rivera ya había engrosado la larga lista de sucesos trágicos que rodea a Glee cuando en el 2017 fue acusada de violencia doméstica contra su marido Ryan Dorsey después de una violenta discusión en plena calle.

Cuando el grupo de agentes llegaron al lugar de los hechos, Dorsey mostró un vídeo sobre los golpes y agresiones que había recibido por parte de la actriz.

Lea Michele (Rachel), en el centro de la polémica y un historial de fracasos artísticos

Gracias a Glee, la actriz Lea Michele se convirtió en uno de los rostros más queridos de la televisión estadounidense, mucho más cuando su romance en televisión con Finn (Cory Monteith) se convirtió en una de las relaciones más conocidas y visibles del mundo del entretenimiento.

No obstante, después de la muerte del actor todo ha parecido ir en un dura sucesión de sinsabores para Michele. Sufrió durante años de un duro cuadro depresivo, y ha tenido distintos problemas de salud psiquiátrica debido a la presión que rodea su tambaleante vida pública.

A los rumores sobre su incapacidad para encontrar trabajo más allá del universo Murphy, se unió su caída en desgracia en el ámbito musical. Tanto su disco Louder (2014) y Places (2017) resultaron ser sonados fracasos de ventas y, de hecho, condenaron su carrera como solista de una manera fulminante que aun sorprende a buena parte de la audiencia.

Y aunque su pasos como actriz parecían encauzarse hacia el éxito gracias a su participación en Scream Queens ( gracias, de nuevo, a Ryan Murphy), en los últimos meses la actriz ha sido el centro de críticas, ataques y al final un sonado rechazo mediático debido a las denuncias en su contra por racismo y violencia en el set de filmación.

Ya durante el momento más exitoso de Glee, hubo toda serie de rumores al respecto. En especial por los graves altercados que sostuvo con Naya Rivera que insistió en más de una ocasión que Michele “no quería compartir el protagonismo”. La versión fue tan insistente que incluso Ryan Murphy salió al paso y restó fuelle a la versión al asegurar que la disputa le inspiró a la serie Feud, enfocada entre la rivalidad de Bette Davis y Joan Crawford.

Melissa Benoist (Markey) y su violenta relación con Blake Jenner (Ryder) (2019)

En 2016, la actriz Melissa Benoist fue la invitada de honor al Tonight Show de Jimmy Fallon. Tenía un ojo hinchado y una extraña expresión de cansancio. Cuando Fallon preguntó sobre lo ocurrido, la actriz sonrío y explicó un extraño incidente: “Mi perro no paraba y me hizo tropezarme, me caí por las escaleras y me choqué contra una maceta y ahí me golpeé el ojo”.

Hubo algunos comentarios en redes sociales sobre lo inverosímil de la versión, pero al final la actriz insistió en que era feliz en su matrimonio con Blake Jenner.

Jenner y la actual Supergirl sostuvieron una muy visible y mediática relación romántica, que comenzó en el set del programa. Hubo rumores sobre maltratos y en algún punto veladas insinuaciones sobre que la relación entre ambos no era tan idílica como cabría suponer.

En 2019, Benoist finalmente admitió lo ocurrido en un escalofriante post de Instagram: “Aprendí lo que se siente al ser reducida y abofeteada de forma repetida, golpeada con tanta fuerza que sentía que me faltaba el aire, arrastrada por el pelo por el suelo, golpeada en la cabeza, pellizcada, estrellada contra la pared, asfixiada…” y aunque no mencionó que se trataba de Jenner, no hubo dudas de quien era el agresor.

Becca Tobin (Kitty Wilde): su prometido muere de un ataque al corazón debido al estrés

Aunque la actriz llegó apenas a la cuarta temporada de Glee, su nombre también está incluido en la extraña sucesión de sucesos trágicos que persigue a la serie: el prometido de la actriz Matt Bendik moría el 14 de julio del 2014 después de sufrir un infarto, al parecer provocado por un agudo caso de estrés.

Bendik era dueño de una discoteca y nunca había presentado síntomas cardíacos hasta entonces aunque se comentó que la ampliación del local que regentaba, le produjo un grado de estrés suficiente como para provocar un problema coronario.

Nancy Montes (Asistente de producción) comete suicidio en el 2014

En un giro aún más extraño en toda la serie de duras situaciones que ha atravesado el elenco y el equipo de producción de la serie, en 2014 la hermanastra de Julia Roberts y parte de los créditos detrás de cámara del programa cometió suicidio debido a un grave caso depresivo. Que además acentuó la muerte de Cory Monteith.

Montes fue encontrada muerta en su bañera y dejó una larga carta de suicidio, en la que acusó a Roberts de haberla hostigado y al resto de su familia de empujarla a su muerte. “Mi madre y mis supuestos hermanos no merecen obtener nada de mí, excepto la certeza de que fueron ellos quienes propiciaron la depresión más profunda que he tenido que afrontar en mi vida”, explicó.

Heather Morris (Brittany), sufre un grave hackeo

En 2012, la actriz sufrió un pirateo a su teléfono móvil y docenas de fotografías íntimas en la que aparecía por completo desnuda fueron incluidas en varias páginas web de contenido pornográfico.

A causa de lo ocurrido, la actriz sufrió un grave caso de depresión y ansiedad, del que aun confiesa no haberse recuperado del todo.

Chris Colfer (Kurt) sufre un hackeo en Twitter

El 3 de julio de 2014, buena parte de los fanáticos del actor despertaban con la noticia — anunciada por el propio actor — de que había sido despedido de la serie.

En el enigmático tweet podía leerse: “Por motivos personales he sido liberado del elenco de Glee. Las explicaciones vendrán pronto”. A los pocos minutos, el canal emitía un comunicado en el que desmentía la acusación y explicaba que la cuenta del actor había sido hackeada. No obstante, hubo rumores de tensión y también de duras situaciones detrás de cámara que jamás llegaron a aclararse del todo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí