El TSJ chavista dictó un dictamen que le arrebata la titularidad de Influencia Democrática a su directiva y la entrega a un confederado de Adulto

0
268

El Tribunal Superior de Justicia chavista. Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

El Tribunal Superior de Justicia emitió en la noche del lunes un fallo con el que le arrebata la titularidad del partido Acción Democrática a directiva, liderada por su titular, Henry Ramos Allup, y la entrega a Bernabé Gutiérrez, un aliado de la dictadura de Nicolás Maduro.

De esta manera, la dictadura podría buscar que quienes los sucedan participen de las elecciones legislativas, buscándo de esa manera darle a los comicios una impresión de legalidad que no tendrán, considerando la negativa del gobierno interino y los partidos contrarios al régimen de hacerlo luego de la designación fraudulenta de las autoridades del Colegio Nacional Electoral el pasado viernes.

Según informó el periodista Gabriel Bastidas, el órgano ya ha recibido peticiones que le permitirían tomar decisiones de idéntica naturaleza con respecto a otros partidos como Primero Justicia y Voluntad popular.

El diputado y titular de Acción Democrática, Henry Ramos Allup. Foto: REUTERS/Manaure Quintero El diputado y titular de Acción Democrática, Henry Ramos Allup. Foto: REUTERS/Manaure Quintero

En concreto, el fallo establece una medida cautelar que suspende la Dirección Nacional del partido y nombra “una Mesa Directiva ad hoc para llevar adelante el proceso de reestructuración necesario”. El órgano cumpliría las funciones de representación del partido y “la designación de autoridades regionales, municipales y locales”.

El documento permite a los aliados de Maduro utilizar todos los medios de identificación del partido -tarjeta electoral, logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto propio”- y suspende “los actos de expulsión o exclusión partidista”.

El partido, no obstante, rechazó tajantemente el fallo y, en un mensaje a través de su cuenta de Twitter, reiteró el mandato de Ramos Allup: “Ni AD ni ninguna fuerza democrática de Venezuela y del mundo reconoce sentencias del TSJ espurio, ni la militancia ni la dirigencia de nuestro partido no está en venta y se mantiene firme de la mano de nuestro Sec. General”, indicó el partido.

Y agregó: “Ante sentencias ilegales de un TSJ que no es reconocido por nadie, respondemos con más unidad y más fortaleza que nunca porqué Acción Democrática es de los venezolanos. Acción Democrática es su gente y su gente no se rinde. Seguimos ADelante con firmeza”.

De la misma manera se pronunció el gobierno interino, que, a través del Centro de Comunicación Nacional, expresó. “Denunciamos la nueva maniobra de la dictadura de Maduro para arrebatar el partido Acción Democrática a su actual directiva. Queda develado el plan del régimen para apropiarse de la tarjeta, símbolos y logos de las fuerzas democráticas para ‘convalidar’ su show electoral. Desde el Gobierno Legítimo de Venezuela (decimos) que solo existe una Acción Democrática, la que Henry Ramos Allup dirige”.

La acción por parte del órgano leal al régimen llega tres días después de que, siguiendo los lineamientos de la dictadura, violara nuevamente la Constitución del país y designara sus propias autoridades electorales. Esto así considerando que la decisión corresponde a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora y que reconoce al gobierno interino de Juan Guaidó.

El TSJ había declarado la semana pasada que la Asamblea Nacional incurrió en omisión en la designación de los integrantes del Consejo Nacional Electoral, lo que dejaba a la mayoría opositora fuera del proceso de elección de las nuevas autoridades de ese organismo. El TSJ considera nulas las decisiones de la Asamblea Nacional tras declararla “en desacato” a principios de enero de 2016.

En consecuencia, los partidos de la Asamblea Nacionaly el gobierno interino rechazaron la designación y cualquier tipo de legitimidad a un eventual proceso electoral supervisado por aquellos nombrados por el régimen, entre quienes se cuentan Indira Alfonzo, quien está sancionada por el gobierno canadiense; y Luis Fuenmayor Toro, un cirujano que ha negado el Holocausto y tiene en su haber una denuncia de abuso sexual de su propio hijo.

En una publicación en su cuenta de Twitter, Guaidó, que es reconocido por más de 60 países expresó: “Solo el Comité de Postulaciones y la AN designan el CNE. No renunciaremos a nuestro derecho. Si la dictadura quiere seguir cayéndose a mentiras, que se lance por su barranco. Tienen el juego trancado y ya les empezaron a colgar los teléfonos. Que nadie caiga en distracciones”.

Y agregó: “’Cuando la tiranía se hace ley, la rebelión es un derecho’.Obstaculizan la posibilidad de soluciones, arremeten contra una de las condiciones para salir de la crisis. Recuerden: el crimen no paga. Rebelarse a las injusticias es NUESTRO DERECHO. Seguimos trabajando, y punto”.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. Foto: EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. Foto: EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

La postura de Guaidó fue respaldada por los partidos de la Asamblea Nacional que forman mayoría y reconocen a Guaidó como mandatario. Entre ellos se cuentan Acción Democrática, Primero Justicia, Encuentro Ciudadano, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, al que pertenecía Guaidó. Todos reafirmaron a su vez que desconocerán cualquier resultado electoral emitido por el órgano. Por Acción Democrática, de hecho, lo había hecho Ramos Allup.

El gobierno de Estados Unidos se hizo eco de la decisión y condenó las acciones por parte del régimen, asegurando que los miembros del ente son incapaces de organizar elecciones libres que permitan superar la “profunda crisis política” en el país caribeño.

En una declaración, el jefe de la diplomacia estadounidense recordó que según la Constitución venezolana es la unicameral Asamblea Nacional (Parlamento), “elegida democráticamente”, la que debe nombrar a los miembros del CNE.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Foto: REUTERS/Yuri Gripas El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Foto: REUTERS/Yuri Gripas

“Sin seguir este proceso, es imposible que haya elecciones que representen la voluntad del pueblo. El régimen ha seleccionado un CNE que sellará sus decisiones e ignorará las condiciones requeridas para las elecciones libres”, afirmó Pompeo.

“Este paso del régimen y su Tribunal Supremo lleva a Venezuela aún más lejos de una transición democrática”, añadió.

Más sobre este tema:

Quién es Luis Fuenmayor Toro, el funcionario de Maduro que niega el Holocausto

El chavismo volvió a violar la constitución de Venezuela y designó a sus propias autoridades electorales de cara a las elecciones parlamentarias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí