las claves de la telenovela que arrasó en la sobremesa

0
299
Fotograma del episodio final de El secreto de Puente Viejo.

Noticias relacionadas

En una época de consumo voraz, de series que van y vienen y de mucha que pasan sin pena ni gloria, es raro encontrar una ficción como El secreto de Puente Viejo, la telenovela española que ha arrasado durante nueve años en la sobremesa de Antena 3. ¡Nueve años! Ninguna serie puede decir algo así. Casi diez años haciendo compañía a la gente desde las televisiones de millones de hogares. Una serie única que este miércoles llega a su final de una forma única, con un episodio en prime time para despedirse por todo lo alto y descubrir cuál es ese misterioso secreto.

Los datos de El secreto de Puente Viejo dejan con la boca abierta. Más de 2.300 episodios, una media de 1,6 millones de espectadores por capítulo, lo que supone que 39 millones de personas han contactado en algún momento con la serie. En estos años han logrado una cuota de pantalla superior al 15%, una cifra que se incrementa hasta casi los 18 puntos entre el público femenino. Además, la serie de Boomerang TV se ha visto en más de 60 países y es un gran éxito que en Italia, donde se ha convertido en un fenómeno social y de audiencias. También consiguió ser la primera serie española en estrenarse en Vietnam. ¿Cómo ha logrado todo eso? Estas son alguna de las claves de su éxito.

Da igual cuando la veas… engancha

Esto es fundamental. No importa no haber empezado a verla en 2011, o haberte enganchado en 2016, porque siempre quieres más. Veas cuando veas un episodio de El secreto de Puente Viejo te quedas pegado al televisor, sus tramas siempre están explicadas y es difícil que alguien se sienta fuera y perdido. Además, responden a sentimientos básicos y reconocibles que uno hace que entienda en un vistazo lo que ocurre. Así han conseguido aguantar nueve años, algo que pocas series pueden decir.


Fotograma del episodio final de El secreto de Puente Viejo.

Pedro Valdezate

Tramas de culebrón

Lo anterior se complementa con este segundo motivo, y es que a todos nos encanta un buen culebrón. Tramas que responden a nuestros sentimientos primarios. Hay amor, celos, envidia, traiciones, muertes, desapariciones… Los buenos son buenísimos y parece que nunca consiguen ser felices, porque los malos, malísimos se lo ponen muy difícil. Los culebrones siempre gustan porque todo está exagerado, y en la vida real nada ocurre de una forma tan extrema, pero por eso se disfrutan tanto. El equipo de guionistas se merece todos los aplausos, pues han conseguido no faltar a su cita diaria. Nunca ha dejado de emitirse y siempre con éxito y encontrando nuevas historias y personajes con los que conquistar al espectador.

Cantera de actores

Algo que siempre ha destacado de las series diarios (también en Amar es para siempre, la otra serie que desafía toda lógica emitiéndose todos los días) es el nivel de sus actores y cómo ha servido tanto de cantera de futuras estrellas como de lucimiento para veteranos forjados en mil batallas y que ofrecen su experiencia a la serie. Aquí ha sido el caso de María Bouzas, la inolvidable Doña Francisca, único personaje que ha estado desde el principio y alrededor del que han girado todas las tramas.

Fotograma del final de El secreto de Puente Viejo.


Fotograma del final de El secreto de Puente Viejo.

Pedro Valdezate

El carisma de la actriz logró algo imposible, que los espectadores se enamoraran de una mala malísima, porque su personaje era la villana. Con tantos episodios, los guionistas han desarrollado de forma gradual su arco narrativo, y también se ha podido ver su lado tierno, pero es curioso que haya sido un villano el que sobreviva durante más de 2.000 capítulos. Después sólo hay que mirar a la cantidad de actores y actrices que han pasado por Puente Viejo: Susana Abaitua, Megan Montaner y dos estrellas de La casa de papel, Álvaro Morte y Jaime Lorente.

Producción cuidada

El secreto de Puente Viejo ha demostrado que una serie diaria puede también tener una producción cuidada. Es una serie de época, y sus decorados han sido fundamentales para enganchar al espectador. El equipo de Boomerang apostó porque una ficción diaria pudiera ser histórica y con unos escenarios que hace diez años eran impensables. Se ha creado un ambiente casi de fantasía, y los espectadores han viajado al pasado gracias a El secreto de Puente Viejo. Habrá que ver cuál era ese famoso secreto que ha estado escondido durante casi diez años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí