turbio relato del fin de la inocencia, en Netflix

0
268

El cebo para vender ‘Super Dark Times’ en su estreno fue, básicamente, atraer con la premisa de que era una especie de ‘Stranger Things’ realista o más cercano a terrores psicológicos, o incluso llegándose a comparar en ciertos comentarios con ‘Donnie Darko’ (2002) de forma un tanto descaminada. Puede que por eso la película tuviera un desarrollo comercial muy discreto, viéndose abocada a llenar huecos en el catálogo de Netflix.

En realidad, el film de Kevin Phillips es una especie de reverso tenebroso de ‘En los 90′ (Mid90s, 2018), o un remake inconfeso de ‘River’s Edge’ (1986) trasladado a la época del grunge, más un film independiente para adultos con herencia de Larry Clark que uno de terror propiamente dicho. De hecho, su parte más aterradora es su prólogo alegórico, que tiene una ligera conexión temática con lo que vamos a ver.

Ambientada a principios de la década de 1990, anterior a Internet y los móviles, cuando los adolescentes realmente tenían que salir de casa para encontrarse con sus amigos y escuchaban a la música en un walkman, ‘Super Dark Times’ empieza como un relato de adolescentes como otro cualquiera. Frustración sexual y represión acumulada, masculinidad tóxica rampante, bicicletas, charlas sobre películas y chicas, peleas y todo lo típico esperable de chavales de esos días.

‘Cuenta conmigo’ en clave de angustia

La trama gira entre dos grandes amigos Zack y Josh y el interés que suscita en ambos su amiga Allison. Van con otros colegas raros y marginales como Daryl y Charlie hasta que les da por hacer el tonto con la katana del hermano de Josh, lo que lleva a un accidente que marcará las vidas de todos ellos y define sus días mientras evitan a sus padres, mantienen amistades ahora frágiles y tratan de evitar caer en la locura. La historia ilustra bien el peor escenario de forma realista, después de una experiencia traumática en la pubertad.

Las 31 mejores películas de terror de la década (2010-2019)

Es fácil entrar en el conflicto y no se le dan muchas vueltas para plantear algo que cualquiera puede haber pasado con gamberradas que no se pueden contar a nadie, salvo que con algo mucho más turbio. El film va dejando que el desarrollo psicológico de sus personajes vaya apareciendo entre la lógica y la ética conformándose en película de ritual de paso tremendamente oscura, moviéndose entre el puro terror psicológico y la tragedia americana.

Hay momentos puntuales de nostalgia girando alrededor de los hechos que, más que complaciente, ayuda a entrar y enredarse aún más en la psicología de este grupo particular de adolescentes. ‘Super Dark Times’ no trata de llegar al final de la historia a toda costa, sino que dedica bastante tiempo a escenas y momentos que no van a tener una respuesta o explicación. Momentos como el ciervo moribundo y ensangrentado o la escena del chico corriendo por el pasillo de la escuela gritando mientras sostiene su brazo; nunca se desarrollan del todo.

Dark

La crónica negra noventera

Hay varios ejemplos de pequeños detalles que solo existen para construir una atmósfera sombría que combina la estética de los suburbios pre 11-S y una fuerte sensación otoñal que lo cubre todo. El marcado tono estacional potencia el frío de las relaciones entre los personajes. Hojas de árboles cayendo, neblina y tonalidad gris impregnando los remordimientos y dando el toque de gótico americano a un relato criminal perturbador.

'50 States of Fright': la sorprendente antología de terror de Quibi acierta adaptando la fórmula a los tiempos actuales

Es imposible no pensar en hechos reales trágicos como el asesino de la Katana en nuestro folklore de crónica negra y Columbine como concepto en las adolescencias corruptas de Estados Unidos, por lo que ‘Super Dark Times’ acaba pasando del thriller a una reflexión sobre la violencia adolescente y comportamientos tóxicos, el origen del mal y el encuentro con el desencanto. Es un tratado sobre la muerte de la inocencia desgarrador, en ocasiones terrorífico —sus escenas oníricas son puro espanto— y última instancia, muy triste.

Super Dark Times

Aunque la época daba pie a introducir un puntito satanic panic o la obsesión por los asesinos en serie tan de moda en aquellos años, ‘Super Dark Times’ toma la vía menos obvia y confía todo al viaje psicológico por el que transcurre desde el primer momento. Aunque la han definido como la ‘Mean Creek’ (2004) de esta década, forma una trilogía de adolescencia oscura y psicópata con la superior ‘My Friend Dahmer’ (2018) y la no tan diferente ‘Lords of Chaos’ (2018), y merece separarse del grueso de filmes de género originales de la plataforma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí