un planeo al realismo incómodo

0
250

Into The Night es ya un furor. Desde la ya clásica Lost hasta Leftovers, las series que narran sucesos misteriosos que distorsionan la realidad de manera medular suelen ser un recorrido a través de la capacidad para la supervivencia de los personajes. Into The Nigth, la nueva serie de Netflix, también lo hace, pero no se detiene en el análisis del misterio, sino que avanza hacia sus consecuencias. Lo que sin duda es uno de sus elementos más atractivos.

El argumento, que cuenta cómo un grupo de pasajeros en un vuelo de Bruselas a Moscú logran escapar casi por accidente de un fenómeno mundial y mortal, es un recorrido por todos los puntos altos de un drama con ingredientes de suspense. Pero también es una mirada a la naturaleza humana que se enfrenta a lo desconocido a través de la intuición y la fuerza de voluntad.

¿Parece una historia cliché? Podría serlo, si la premisa de la serie estuviera más interesada en la espectacularidad del suceso que en sus personajes. Pero en esta ocasión, el guion otorga verdadera atención a la forma en que el grupo de sobrevivientes asumen la hecatombe a la que se enfrentan, además de sus propios dolores personales.

Si en Bird Box la sensación de peligro y el elemento de colaboración grupal tenía algo de artificial, en In The Night la eventualidad tiene una vitalidad realista, pesarosa y por momentos, angustiosa, pero siempre creíble.

El realismo social como base

Desde Mathieu (Laurent Capelluto) el piloto convertido en líder incómodo hasta la pasajera con firmes intenciones Sylvie (Pauline Etienne), la estrategia para sobrevivir es algo más que un plan creado siguiendo los pasos obvios. En realidad, el guion apuesta por la improvisación y los errores. De hecho, hay una sustancial sensación que los pasajeros tendrán que usar sus mejores capacidades para ayudarse a sí mismos y al resto en una apuesta a ciegas que bien podría no tener éxito.

La idea se sostiene gracias al ingrediente multicultural de la serie. No se trata de las diferentes nacionalidades de los personajes, sino que los orígenes culturales distintos serán un elemento esencial en medio del mecanismo que sostiene la historia de la serie. Desde los idiomas, ocupaciones y hasta las religiones cada matiz de los pasajeros son un eslabón de una larga cadena obstáculos que el grupo deberá enfrentar. Poco a poco, el éxito que puedan o no obtener como grupo, se relaciona con la forma en que podrán lidiar con la diferencia.

La serie tiene un éxito relativo en explorar el hecho que un grupo de extraños, no necesariamente desarrolla una empatía inmediata en mitad de una situación que les supera como individuos.

Esa visión realista sobre el desastre y la deshumanización permite a Into the Night reflexionar sobre los prejuicios, la naturaleza humana en medio de situaciones de crisis e incluso percepciones muy sencillas acerca de cómo los personajes deben lidiar con la eventual antipatía mutua para encontrar una manera de enfrentar el peligro.

Pero la serie jamás se toma concesiones en la mirada sobre el desastre: fuera del vuelo, en medio de la noche, el peligro acecha. Y sus víctimas deberán decidir cómo resolver sus irremediables diferencias en medio de una atmósfera malsana y violenta.

Into The Nigth, un largo vuelo

Claro está, el núcleo narrativo de Into The Nigth no es novedoso ni pretende serlo. Una década atrás, Lost meditó sobre la asociación forzosa de personajes de pasados y caracteres distintos. Quizás en una de las aproximaciones más exitosas a este frecuente subgénero.

Pero mientras los pasajeros del Vuelo 815 de Oceanic lidiaron con el miedo a sus propias vicisitudes, el variopinto grupo de la serie de Netflix es un compacto ejemplo de la necesidad que sustituye cualquier tipo de matiz emocional.

Todos los personajes parecen comprender de entrada que no necesitan simpatizar entre sí para apoyarse unos a otros. Y la eventualidad —que brinda cierto cinismo al argumento— permite al guion explorar todo tipo de aristas distintos. El objetivo de este grupo, es mantenerse a salvo de un fenómeno impredecible y eso supera con creces, toda intención de socializar o de conexión emocional.

Tampoco hay un villano discernible o una corporación misteriosa que mueve los hilos y a los que los personajes pueden comprender de alguna u otra forma. En realidad, uno de los grandes triunfos argumentales de Into The Nigth es su versión sobre las fuerzas de la naturaleza como un patrón temible que va de un lado a otro sin que pueda comprenderse en realidad. ¿Cómo luchar contra algo tan formidable y totalmente inexplicable que supera todo lo que conoces? El argumento de la serie no lo explica ni ofrece posibilidades sencillas. En lugar de eso tiene la capacidad para mostrar — casi de forma descarnada — la torpeza del grupo de sobrevivientes para entender su situación y lidiar con ella.

Into the night: Convivencia forzada y el dilema del líder

A medida que la crisis se hace más peligrosa e insostenible, la serie crea una transición verosímil entre la convivencia forzada y algo más cercano a un vínculo inevitable. Sin héroes o némesis contra los cuales lidiar, el guion recorre los pequeños reductos de humanidad que unen — o unirán por el momento — a las víctimas. Nadie es todo lo bueno que pretende o lo indiferente que finge ser. Y a medida que la situación se hace más insostenible es evidente que no hay un liderazgo más allá que la confianza mutua.

El dúo de directores Inti Calfat y Dirk Verheye, encuentran una manera de recorrer situaciones extremas sin exagerar o minimizar el impacto de lo desconocido en sus personajes. Por otro lado, el showrunner y guionista Jason George (detrás de los créditos de Ingobernable y Narcos), intenta dejar claro desde las primeras escenas la cualidad y proporción de la amenaza, para luego dejar espacio suficiente para las relaciones — extrañas y en ocasiones incomprensibles — de los personajes.

El programa aborda el riesgo, la emergencia, el miedo y la crisis con total franqueza, pero también, evade lugares comunes sobre cómo maniobrar en medio de una situación de la que nadie puede escapar. Las combinaciones entre los problemas que sufren los personajes antes de abordar el vuelo y la crisis en general, crea una mezcla de situaciones que, sin ser caricaturas dramáticas, son lo suficientemente realistas como para que cualquier espectador pueda establecer líneas de comparación.

Uno de los mayores aciertos de un argumento que roza con más frecuencia de lo aconsejable la fina línea de los estereotipos, sin caer en ninguno de ellos.

Al final, Into The Night, incluso deja puerta abierta a la esperanza, pero solo sin son capaces de lidiar con una pragmática versión sobre el bien y el mal. Sin duda, un éxito argumental de una serie que pudo conformarse con teorizar son el miedo y decidió, crear un recorrido realista sobre los diferentes rostros de la tragedia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí