Eurovisión

Salvador Sobral logra la ansiada victoria de Portugal en Eurovisión

By  | 

 Al fin Portugal escribió su nombre con letras de oro en la historia del Festival de Eurovisión. Por primera vez desde su debut en 1964, el país ibérico ha logrado su primera victoria en el certamen. El artista luso Salvador Sobral convenció a jurado y público con su canción «Amar Pelos Dos», logrando un total de 758 puntos. En el lado opuesto de la clasificación España, que acabó en última posición.

  El mismo día que el centro de atención luso se hallaba en Fátima, donde el Papa conmemoraba el centenario de la aparición mariana, el nuevo milagro portugués tenía lugar en Kiev, capital de Ucrania: Portugal, por primera vez en la historia, se hacía con la victoria en el Festival de Eurovisión. El representante luso, Salvador Sobral, enamoró a Europa con una sencilla balada en portugués compuesta por su hermana, la prestigiosa cantautora Luisa Sobral.

 El cantante Portugués recibió puntos de prácticamente todos los jurados, consiguiendo un total de 382 puntos. A su vez, Salvador consiguió conquistar a la audiencia y ser el líder del televoto, sumando otros 376 puntos al marcador luso. Una primera posición con 758 puntos, la más alta de la historia del certamen, que se convierte en el mejor resultado de nuestros vecinos en el certamen.

Salvador y Luisa Sobral abrazados tras ganar Eurovision 2017

 Portugal no ha sido el único país en batir su propio récord. La medalla de plata ha caído en manos del jovencísimo Kristian Kostov, consiguiendo así el mejor resultado de Bulgaria desde su debut en 2005. La misma hazaña por parte del grupo SunStroke Project, que situaron a Moldavia por primera vez entre los tres primeros.

 El resto del TOP 5 fue completado por la belga Blanche, que alcanzó la cuarta posición, y el Robin Bengtsson, consiguió el quinto puesto y sitúa al país escandinavo en el TOP 5 por sexta vez en los últimos siete años.

Rozando el Top 5, el italiano Francesco Gabbani. El gran favorito durante las semanas previas al festival tuvo que conformarse con un sexto puesto. Es la tercera vez, desde su regreso a Eurovisión en 2011, que el país mediterráneo ve esfumarse sus sueños de victoria el mismo día de la gala. En las ediciones de 2011 y 2015, los nombres de Raphael Gualazzi e Il Volo resonaban en las casa de apuestas como favoritos a llevarse el micrófono de cristal. Finalmente, Guialazzi regresó a Italia con la medalla de plata e Il Volo con la de bronce.

 El lado más amargo de la tabla corresponde a Alemania y España, que tuvieron que conformarse con las últimas 2 posiciones. Por tercer año consecutivo, ambos países se sitúan en la parte baja de la clasificación. A las últimas posiciones de las alemanas Ann Sophie y Jamie-Lee en 2015 y 2016, se suma la penúltima posición de Levina, que sólo obtuvo 6 puntos. Con un puntos menos, ocupando la última posición, se encuentra España. El representante español, Manel Navarro sólo recibió 5 puntos procedentes del televoto portugués.

 La 62ª edición del Festival de Eurovisión fue seguida por 4.474.000 espectadores en La 1 (28,6% de cuota de pantalla), según los datos facilitados por RTVE.

Una victoria “poco eurovisiva”.

 La victoria de Portugal en Eurovisión 2017 ha supuesto una ruptura de todos los prejuicios sobre el festival: Un país con un único vecino, con una canción cantada en portugués y sin ningún recurso escénico más allá de la música.

 Salvador Sobral no sólo ha marcado la primera victoria de Portugal en Eurovisión y ha batido record de puntuación. El artista portugués puede presumir de ser el único en lo que llevamos de década que gana sin cantar en inglés. Aunque Ucrania se llevó la victoria en 2016 con una canción mitad en inglés y mitad en tártaro de Crimea, «Amar Pelos Dos» es se convierte en la primera canción no compuesta en la lengua de Shakespeare que gana Eurovisión desde 2007, año en el que la serbia Marija Šerifović con la canción «Molitva», cantada en la lengua oficial del país.

 Se demuestra que el éxito de las canciones en inglés no es más que pura estadística ante una mayoría de temas escritos en esta lengua. De los 26 temas finalistas de Eurovisión 2017, sólo 4 no estaban compuestos en inglés: Las canciones Bielorrusia, Hungría, Italia y Portugal. Estas tres últimas consiguieron situarse en el TOP 10 de la clasificación. Por otro lado, las propuestas de tres países fusionaron la lengua de Shakespeare con otras lenguas europeas: Francia combinó el inglés con el francés, Croacia con el italiano y España con el castellano.

  Portugal recibió puntos de prácticamente todos los jurados. Una lluvia de “12 points” a la que se sumó los 376 puntos del televoto. Victoria de un país con un único vecino que desmonta la falsa creencia del “voto vecinal/político”.

 Pero si algo ha marcado la victoria de Portugal ha sido su canción, que se aleja por completo del cliché “eurovisivo”. Una actuación sencilla y delicada, en la que Salvador Sobral se bastaba de la música y de su voz para sorprender. «Vivimos en un mundo de música desechable, de música de comida rápida. La música no son fuegos artificiales, es sentimiento», comentaba el propio Salvador al recoger el trofeo.

 Último puesto para España

 Al éxito de Portugal se antepone el desastre español. Manel Navarro no consiguió alejar a España del fatídico último puesto que vaticinaban las apuestas. Su interpretación del tema «Do it for your lover» no recibió un solo punto por parte de los jurados profesionales y sólo sumó al marcador los cinco que le otorgó el público.

 La jefa de la delegación española, Ana María Bordas, se ha mostrado satisfecha del trabajo hecho, pese al fatídico resultado. «Creo que se ha hecho un gran trabajo, que se ha intentado hacer una gran puesta en escena. Manel ha actuado muy bien. Estamos muy contentos de lo que ha hecho. Evidentemente nos hubiera gustado otro resultado» comentaba Bordas a la prensa.

 Por su parte, el representante español afirmaba encontrarse satisfecho con su trabajo. «No me voy triste a casa. Me lo he pasado muy bien. He disfrutado muchísimo. Tampoco me lo esperaba, pero bueno… […] A lo mejor es que la canción no ha gustado. Pero bueno, yo estoy orgulloso de la canción», expresaba el cantante tras la gala. «Ahora a empezar a trabajar en todo lo que es mi carrera, mis conciertos y mi disco. Y nada, tendré siempre el recuerdo de Eurovisión», añadía.

Es la quinta vez que España obtiene la última posición en el Festival de Eurovisión. La primera de ellas se remonta al festival de Luxemburgo 1962. El artista catalán Víctor Balaguer consiguió “0 puntos” y compartió la última posición con los representantes de Bélgica, Austria y Países Bajos. Tres años más tarde, en Nápoles 1965, Conchita Bautista empataría a 0 puntos con los representantes de Bélgica, Finlandia y Alemania Occidental.

 Casi dos décadas de gloria pasaron hasta que, en el festival de Múnich, Remedios Amaya consiguiera el sonado “0 points”, compartiendo última posición con Turquía. A pesar del resultado, Eurovisión supuso un impulso a su carrera musical de la artista sevillana, que reconocía en una entrevista en 2004 estar orgullosa de su participación en el festival.

  La última vez que España se trajo del festival el temido “farolillo rojo” fue en Jerusalén 1999. La cantante madrileña Lydia, que representó a España con la canción «No quiero escuchar», sólo sumó al marcador 1 punto que recibió de parte de Croacia.

Deja un comentario