Lost in tv

Los piratas de ‘Black Sails’

By  | 

Black Sails‘ es un drama que emite la cadena de cable Starz (la saga ‘Spartacus’, ‘Ash vs Evil Dead’) y que esta temporada llegará a su desenlace. Y es que, tras cuatro años en antena, la serie creada por Robert Levine (guionista y productor de series como ‘Touch’ o ‘Harper’s Island’) y Jonathan E. Steinberg (guionista y productor de series como ‘Jericó’ o ‘Escudo Humano’) alcanza su final.

Para los (muchos) que desconocen de qué trata la serie, permitidme que os saque de dudas. ‘Black Sails’ se sitúa cronológicamente en plena Edad de Oro de la piratería, 20 años antes de los sucesos relatados por Robert Louis Stevenson en ‘La isla del tesoro’. Sí, uno de los personajes protagonista de este drama es John Silver (Luke Arnold), al que durante estos cuatro años hemos visto evolucionar de ser un mero cocinero a convertirse en la mano derecha del Capitán Flint (Toby Stephens, uno de los villanos en ‘Muere otro día’, el último Bond de Pierce Brosnan) para terminar alzándose como la figura clave en la revolución con la que los piratas pretenden recuperar su territorio perdido: la isla de Nassau.

Pero Flint y Silver no están solos. Dos mujeres han marcado sus vidas, y no sólo por haber mantenido una relación amorosa, sino porque ejercen papeles de poder en la isla y son (o fueron) aliadas clave para conseguir su objetivo. Ellas son Eleanor Guthrie (Hannah New; ‘El tiempo entre costuras’, ‘Maléfica’) y Max (Jessica Parker Kennedy; ‘The Secret Circle’). Pero no han sido las únicas mujeres fuertes que se han dejado ver en una “serie de hombres”: Anne Bonny (Clara Paget; ‘Fast & Furious 6’), a quien nos costó entender el por qué de su mirada, Miranda Barlow (Louise Barnes; ‘Outsiders’), que vivió una de las mejores tramas de la serie, Idelle (Lisa Slabber), aliada en la sombra de Max, o la recién llegada Eme (Sibongile Mlambo), líder de los esclavos negros, jugaron en el pasado, o siguen jugando en la actualidad, papeles de relevancia para la trama de la serie.

A estas alturas, y con la cuarta temporada ya empezada, las piezas están más que situadas en el tablero. Así pues, y a pesar de los muchos problemas y enfrentamientos que han vivido en el pasado, Billy Bones (Tom Hopper; ‘Merlín’ y al que veremos en la séptima temporada de ‘Juego de Tronos’) vuelve una vez más para ayudar a Flint; Rackham (Toby Schmitz), otro de los personajes que más ha evolucionado con el paso del tiempo, ha vivido junto a Anne la pérdida de dos figuras importantes para ellos; y Woodes Rogers (Luke Roberts; ‘Wolf Hall’, Ransom’), enemigo a batir que ve cómo su vida personal está muy vinculada a la consecución de sus objetivos profesionales.

‘Black Sails’ es una rara avis en televisión; una de esas series que conforme pasa el tiempo no dejan de crecer. Los tres primeros capítulos de su cuarta temporada promedian un 0.16 en demos con poco más de medio millón de espectadores de media frente al 0.20 y los 661.000 espectadores de media que tuvo su tercer año en antena. Ya sabemos que en cable los datos de audiencia se rigen por otras reglas.

‘Black Sails’ está disponible en Netflix. Es una serie (en la que sexo y violencia son marca de la casa) a la que merece la pena darle una oportunidad, ya no sólo porque cuando termine lo hará solamente con 38 capítulos a su espalda, sino por la grandeza y ambición de sus escenas de lucha, por sus planos secuencia (el del robo en el carruaje en la tercera temporada es estupendo), por ser una serie diferente al resto y porque, aunque puede hacerse algo lenta al principio, una vez te familiarizas con sus personajes los capítulos vuelan y querrás más.

Nací para protagonizar un slasher en 'Wisteria Lane'.

Deja un comentario