Triste, pero cierto. ‘Gran hermano 17’ se ha despedido para siempre de nuestras pantallas dejando como último dato un desolador 9,7% de share en su debate final. Un debate que, por otra parte, ha perdido todo el interés desde hace un par de ediciones, puesto que las últimas galas del reality suelen solapar el contenido del mismo: resolver los conflictos y malentendidos más fuertes de la convivencia. Ya el debate del año pasado anotó un 15,8%, frente a una edición que acumuló un 23,1% de media.

Mucho se ha escrito sobre los causas del fracaso de ‘Gran hermano 17’: el cambio de presentador, el casting o la explotación del formato ocupando hasta 3 prime time semanales. Pero lo cierto es que no es el primer tropiezo que sufre el programa a lo largo de todas sus temporadas y versiones. Si algo ha demostrado el reality por excelencia de nuestro país es que siempre resurge de sus cenizas. Una de las claves más importantes que posee el formato es que la audiencia suele acompañarlo cuando las tramas son buenas, y las ediciones más vistas se corresponden con las recordadas con más cariño. Hoy, en la búsqueda de razones de la caída de GH 17, daremos un breve repaso a las ediciones que peor han funcionado en ambos sentidos.

El primer caso lo encontramos en GH 12. La edición cuya ganadora fue Laura Campos se emitía en un momento de “hambre de ‘Gran Hermano'”, como bien expresaba Mercedes Milá. Precedida del eficaz GH 11 (Indhira y Arturo) y el experimento del ‘Reencuentro’, la edición acumuló una media de 2.627.000 espectadores y un 18,4%, convirtiéndose entonces en la temporada menos vista, pero que más tiempo ha estado en emisión: 144 días y 22 galas. Si hay que encontrar similitudes con la actual, podríamos destacar la presencia de una pareja en la final (Laura y Marcelo) y sus respectivos primer y tercer puesto.

La duodécima edición de ‘GH’ se caracterizó por un casting repleto de aspirantes a “tronista”, una mecánica en dos casas que dificultaba el seguimiento de la audiencia y una multitud de concursantes “mueble” que apenas aportaban a las tramas. La eficacia en audiencias de los problemas de la pareja Rubén-Chari fue finalmente enmascarada por la historia ideal de Laura-Marcelo. Este caso podría asemejarse a las polémicas de Adara por sus celos con Pol, llevados hacia el final a un segundo plano por la “carpeta” Rodri-Bea.

Otra de las ediciones que peor ha funcionado ha sido la de GH 14. En este caso, la temporada venía precedida por la exitosa ’12+1′, que llevó a Telecinco a emitir dos galas semanales, acumulando el récord de galas (25) conducidas por Mercedes Milá. Así, la edición que ganó Susana Molina acumuló una media de 2.572.000 espectadores y un 18,4% de share. Cabe recordar que con motivo de estos datos, la cadena decidió prescindir del formato durante la temporada 2013/2014 y, a su vuelta, regresó la apuesta por las encierros trimestrales en Guadalix, alargando así el descanso entre ediciones.

La decimocuarta edición trajo unos perfiles más capaces de dar juego en la gala de apertura, que en la propia convivencia como Lorena o Juan Carlos. También fue la última edición que apostaría por entradas semanales de nuevos concursantes, formula que permitía a la productora mejorar y crear tramas, pero que dificultaba la empatía del espectador. Lo que más motivó a la audiencia durante la temporada fue la historia de Igor y Miriam, ya que ésta tenía novio fuera. En sus últimas galas, se apostó por la trama de los archienemigos Sonia-Igor, dejando a un lado el idilio entre Susana y Gonzalo (algo así como la rivalidad de Adara y Clara en la presente edición, opacando la “carpeta” de Rodri y Bea). No obstante, aquel año la audiencia decidió premiar la simpatía de Susana, relevando al segundo y tercer puesto a los polémicos Igor y Desirée. 

Durante aquella temporada también hubo desplantes similares a los vividos recientemente en el plató. Argi, quien fue expulsada disciplinariamente, decidió no aparecer por las galas y debates y solo asistió a la final por respeto a Susana. Sonia abandonó en pleno directo la última gala, al sentirse atacada por Mercedes Milá. En GH 17, Clara se ha sentido juzgada por Jorge Javier, Bárbara solo ha asistido a la gala de familiares y Pol abandonó el debate final, sumándose a cuatro compañeros que no habían asistido.

Habiendo dado un repaso a aquellas ediciones, ¿acabamos de presenciar la peor temporada de ‘Gran Hermano’? Estos son los datos, suyas son las conclusiones. Lo que sí parece demostrado es que el formato tiene aún vida para rato, porque ‘GH’ parece ser como el ave fénix, que resurge de sus cenizas.

Compartir.

Deja un comentario

Powered by moviekillers.com