Netflix ha conseguido una vez más estar en boca de todos. Por si fuera poco con el polémico anuncio de ‘Narcos’ en la Puerta del Sol, el estreno silencioso de ‘The OA’, su nueva serie de misterio, ha conseguido enganchar a miles de espectadores, que se mueven entre el entusiasmo y la confusión a través de las redes sociales. Doce días después de su estreno, la mayoría de seguidores ya han vistos sus ocho episodios, convirtiéndola en la serie de estas navidades.

A la hora de explicar de qué va ‘The OA’ hay que tener en cuenta dos vertientes. Una es la de la clásica sinopsis: “una chica ciega (Prairie) desaparecida durante años regresa a casa tras haber recuperado la vista”. Ese enunciado tan explosivo se presenta ya en los primeros cinco minutos, por lo que la mente del espectador comienzan a trabajar, buscando pistas y elaborando teorías. Pero también podría decirse que ‘The OA’ es la historia de unos personajes que se encuentran perdidos en sus vidas y son “salvados” con la llegada de Prairie. Lo cierto es que este último enunciado se puede aplicar a más de una serie, las llamadas ficciones de personajes que tantas historias han generado en la última década.

Hay cierta parte de la serie Netflix que podría enmarcarse dentro de este género, referida a las vidas cotidianas que son invadidas por la protagonista. Presenta personajes tan tópicos como el chico duro, el inteligente, el pasota, el sensible y, ¡hasta una entrañable profesora! En la otra parte está el secuestro, narrado a través de flashbacks, que enmarca la ficción en el misterio y la ciencia ficción, complementos que mueven a la serie a otro nivel, generando todo tipo de sensaciones: rareza, desconfianza, fe, alegría y tristeza. Sin efectismos. A través de los ojos de una chica que, hasta un determinado momento, es ciega.

Entre los temas que trata ‘The OA’ tienen gran relevancia el amor y la obsesión. No como tramas con un gran peso en la historia, sino como motivaciones de los propios personajes y su evolución. Lo bello de esta serie es que presenta un amor muy puro. Otro de los temas recurrentes de la serie es la fe, con todas las dudas que genera en su camino. Por primera vez, la ciencia se posiciona de su lado, dejando en cierto modo lo racional a un lado. Por supuesto, la muerte es el punto de partida de la serie y una de sus claves más importantes.

Lo cómodo de producir una serie para Netflix es la libertad expresiva de los creadores, que permite realizar episodios por encima de los 60 minutos o que apenas superen los 30, siempre en función de las tramas. ‘The OA’ presenta así todas sus cartas en un largo episodio piloto que no es capaz de mostrar la esencia de la serie, pero que sirve para sentar las bases y atrapar al espectador, de igual manera que lo espantará si no es el tipo de serie que está buscando.

El devenir de los acontecimientos de los seis siguientes capítulos parecen llevarlo todo hacia un final muy claro. En este octavo episodio, es donde la serie ha levantado más ampollas. El propio espectador tiene que posicionarse hacia un lado o hacia el otro. Seguir los pasos de los personajes o invadir nuevos senderos. Aunque Netflix todavía no se ha manifestado, los creadores de la serie ya se han lanzado a adelantar que tienen en mente las tramas de una segunda temporada. Quién sabe si para guiar al espectador, o para que cada uno continúe por el camino que ha elegido.

Compartir.

Deja un comentario

Powered by moviekillers.com