Informe Perdido

‘Perdidos’, el regalo de Cuatro

By  | 

La pantalla se fue a negro. Y de repente apareció el logotipo de Cuatro, acercándose poco a poco. Mientras, sonaba una música de misterio. Era la mítica cabecera de ‘Perdidos’, adaptaba al logo de Cuatro. La bomba se había soltado: la cadena había comprado la serie que, hasta aquel momento, había pasado sin pena ni gloria por TVE. Era marzo de 2009, la fiebre de ‘Perdidos’ en España solo existía en la red, pero Cuatro quería compartirla con todos, era un regalo para que viviéramos aquel fenómeno mundial, que estaba apunto de terminar también en nuestro país. Un bonito proyecto que se hizo efectivo gracias al empeño de Elena Sánchez, directora de contenidos de Cuatro, y que finalmente se coronó con un hito histórico para la televisión española.

1

El primer gran reto que presentaba la compra de ‘Perdidos’ era el de atrapar a los espectadores. La cadena contaba con el beneplácito de aquellos que habían seguido la serie por otras vías, pero tendrían que abarcar a un público nuevo que les permitiera “lucir” su adquisición. ‘Perdidos’ se encontraba entonces emitiendo su quinta temporada en Estados Unidos, por lo que habría que emitir más de 100 episodios en un plazo inferior a un año (lo que restaba para el estreno de la temporada final). La idea fue emitir la primera temporada en forma de maratón, lo que les reportó grandes datos, alcanzando el 12% de share en la tarde del domingo y generando, por tanto, una alta expectativa para lo que llamaban el “año perdidos“.

Pablo Motos y ‘El hormiguero’ formaron otra de las piezas clave de aquel proyecto. La cadena consiguió que varios actores de ‘Perdidos’ visitaran el espacio de las hormigas, asegurando así una eficaz promoción de la emisión de la serie y un buen dato de audiencia, propio del formato del access cuando recibe invitados internacionales. Jorge García (Hurley) y Matthew Fox (Jack) fueron los elegidos para visitar nuestro país y encontrarse, por primera vez, con los medios españoles enganchados a los misterios de la isla.

La estrategia de emisión continúo por emitir la serie en la sobremesa, como si fuera una tira diaria. De esta forma, la segunda (en torno al 6% de share) y tercera temporada (se alzó por encima del 7%) se ofrecieron durante el verano. Vista la tendencia ascendente y con el aliciente de emitir por primera vez en abierto la cuarta temporada, Cuatro decidió continuar con la emisión diaria y reservarse el salto al prime time para más adelante. La jugada salió redonda nuevamente, alcanzando el 11% y superando el millón de personas en plena sobremesa. Comprobado el éxito, Cuatro culminó la cuarta temporada en el prime time ante 1.379.000 espectadores y un 10,6%.

1-1

Aprovechando el rodaje de la temporada final de ‘Perdidos’ en Hawai, Raquel Sánchez Silva se desplaza junto a un equipo hasta allí, en una invitación exclusiva para Cuatro y la británica Sky. Durante una semana, la presentadora grabó el unplugged de ‘Perdidos’, que luego sería emitido como complemento perfecto de los capítulos finales de la serie. La presentadora, gran seguidora de la ficción, pudo entrevistar hablar con el reparto y visitar las localizaciones exteriores, además de sorprenderse por las enormes medidas de seguridad para evitar filtraciones.

Pese a tener un inicio aceptable, la quinta temporada notó el desgaste de audiencias propio de series no procedimentales. Además, el hecho de emitirse en el segundo prime time (23h20) y en el late night (00h15), mejoraba el share pero no fidelizaba a un gran número de espectadores. En los últimos episodios emitidos en este horario, ‘Perdidos’ anotó un 5,9% y un 9,1%. Con estos datos, Cuatro decide trasladar el final de la quinta tanda a la tarde del domingo, donde poco más de 800.000 espectadores y el 5,6% de la audiencia acompañan a los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic.

Si algo destacaba de Cuatro en sus primeros pasos, eran sus originales e identificables autopromociones. Con ‘Perdidos’ no podía ser menos. Además de la brillante forma de anunciar la compra de la serie con la cabecera, la cadena eligió hasta un lema: “la partida empieza y termina en Cuatro”, que acompañaba a cada una de las promociones. Tras emitir la quinta temporada, Cuatro emite una promo creada por la cadena para promocionar la temporada final en la que compara la serie con un tablero de ajedrez. La propia ABC decidió utilizar la promo, doblándola con la voz de Terry O’Quinn, actor que interpretaba a John Locke.

lost-jack-and-kate

El momento del final había llegado. Todos los esfuerzos del “año perdidos” habían de dar sus frutos en la emisión de la sexta temporada de la serie, que se haría con tan solo una semana de diferencia con respecto a su estreno en EEUU. Tras un correcto estreno ante 1,5 millones de espectadores (7,2 y 8% de share), la audiencia se fue desinflando y la serie fue probando suerte en varios huecos de la parrilla: el access dominical (en torno al 5%) y la tarde también del domingo (4-5%).

A pesar del mal sabor de boca que estaba dejando la acogida de la temporada final, Cuatro seguía confiando en su producto y quería acabar por todo lo alto. Cuatro y FOX organizan para el emisión del episodio final eventos en cines, universidades y bares de toda la geografía española. Pero el hito en la televisión de nuestro país llegaría con la apuesta por emisión en simultáneo del capítulo final, con subtítulos incrustados en directo. España se sumaba así a los 7 países que verían el final en directo. “La noche perdida” hizo madrugar a 400.000 espectadores, lo que supuso un gran 42,2% de share durante prácticamente dos horas.

Cuatro se despedía así con un broche de oro de “su serie”. Haciendo historia. Orgullosos de que “las series eligen Cuatro”. Una emisión y un riesgo que, probablemente, las nuevas plataformas y formas de consumir televisión impidan repetir en el futuro. ‘Perdidos’ fue una compra arriesgada para Cuatro, pero todo el equipo de la cadena mimó a la serie, a los seguidores y a la audiencia potencial de la cadena.

Deja un comentario