No me pierdo nada

‘Convénzeme’, con Z verde de Stephan Zweig

By  | 

Que Mercedes Milá es una figura necesaria en la televisión es un hecho. Pese a mi rechazo en la última etapa de ‘Gran Hermano’, pese a su protagonismo frente al contenido y pese a su carácter, a veces, complicado para el espectador. Pese a todo, a la mítica presentadora ha encontrado un huevo en la programación que le sienta como un guante. ‘Convénzeme’ hace que me olvide de todas las veces que me enfadé con Milá por la intensidad del reality que conducía y, ahora, incluso simpatizo con su rol.

Que Mediaset haya elegido un espacio como BeMad para la emisión del nuevo formato me resulta un movimiento muy inteligente: si ‘Convénzeme’ hubiera estado programado en una franja modesta, pero dentro de una gran cadena, quizá resultara irrelevante tanto para las audiencias (en cifras) como para su público. Sin embargo, estos pequeños canales son consumidos por espectadores que buscan algo más de lo que ya ven en Telecinco y Cuatro y, desde luego, un programa de lectura poco tiene que ver con títulos como ‘Mujeres y Hombres y Vicecersa’ e incluso con ‘Gran Hermano’, programa abanderado de Mercedes Milá y en el cual se intentaron introducir los libros en una ocasión… Aunque solo se consiguió que fueran parte de la estrambótica decoración de la casa de Guadalix. Ahora, con los libros como elemento vertebrador, tanto la trayectoria en lectura de la presentadora como la de los invitados al programa, se consigue una fórmula tan sorprendente como dinámica. Aunque jamás hubiera pensado que un programa sobre autores, géneros, estilos y gustos literarios fuera a resultarme adecuado para la televisión, ‘Convénzeme’ me ha convencido, valga la redundancia. La agilidad del montaje y el carisma de los defensores y, sobre todo, la empatía que genera al tratar de convencer no solo a la presentadora, sino a la audiencia, son los elementos que consiguen que el formato sea adecuado.

Aunque leo menos de lo que me gustaría, estoy segura de que este programa sembrará en mí ese ansia viva por conocer lo desconocido y por probar lo nuevo a través de la lectura. Así como en ’21 días’ no era “lo mismo contarlo que vivirlo”, en ‘Convénzeme’ vale mucho más la reseña a viva voz y desde la experiencia personal que la crítica literaria escrita en un periódico. Desde aquí, le doy la “Z” verde… Y espero que vosotros también se la deis.

No me pierdo nada

Deja un comentario