No me pierdo nada

‘OT: El Reencuentro’, un emotivo y perfecto viaje a el origen de un fenómeno

By  | 

La esperada noche por decenas de fans llegó. Televisión Española y Gestmusic lanzaron el primero de los tres documentales en los que los 16 concursantes de la primera edición de ‘Operación Triunfo’. Bajo el título de ‘OT: El Reencuentro’ vivimos un viaje directo a hace quince años, al origen de uno de los formatos que más ha triunfado en televisión. Pudimos presenciar 110 minutos de historia de la pequeña pantalla, porque ‘OT’ es historia de la televisión y con este documental se ha podido realizar un doble trabajo: el ayudar a recordar a toda una generación que vivió ‘OT1’ como un auténtico fenómeno revolucionario y a la vez ha servido también para mostrar a las generaciones más jóvenes el origen de algunos de los artistas más conocidos actualmente.

El documental acierta en su ritmo, ágil pero a la vez muy pausado. Se permite a cada uno de los protagonistas poder hablar, contar su historia y hacerlo sin prisas pero también sin pausa, ya que las historias cambian de una forma rápida, ágil y dinámica. Las diferentes tramas que forman el documental se van hilando de una forma sorprendente, pero no, no es casualidad, detrás hay un trabajo de redacción muy importante. Se consigue guiar de una forma muy acertada a cada uno de los protagonistas entre sus diferentes historias, ayudando al espectador a entrar en una trama que se prolonga durante todo el documental. Se consigue un documental diferenciado y muy sencillo de ver, es fácil entrar y quedarse enganchado hasta el final.

ot_

El formato juega muy bien con el pasado. ‘OT’ es un programa que marcó a una generación, en el que se implicó todo el país, es un talent-show que emocionó mucho en su día y de su primera edición muchos guardan un bonito recuerdo. En este reencuentro se juega muy bien con esa nostalgia, rescatando imágenes de galas, de momentos dentro de la Academia o de los castings. Se salpican entrevistas, actuaciones musicales y charlas con multitud de imágenes, instantáneas que son objeto de comentarios por parte de todos. La baza de la nostalgia es básica en este documental, todos tenemos un recuerdo del primer ‘OT’, un recuerdo que ahora se intensifica con retales gráficos de todo lo que en su día pasó.

En cuanto a este aspecto es un acierto también el hecho de mezclar actuaciones musicales a capella con Manu Guix al piano con las que en su día vieron millones de personas en televisión. Se logra hacer una comparación directa del presente con el pasado, se consigue crear una sensación de nostalgia y emoción y se lleva al espectador al borde de la lágrima. Ver de nuevo a Rosa y Chenoa cantando juntas o a Nuria Fergó y Manu Tenorio, sorprende al espectador que no vio ‘OT’ y lleva al fan del programa a hace quince años, al momento en que sucedió en la gala. Todas estas actuaciones sirven de hilo conductor durante toda la noche, se logra un nexo entre todas las historias y entre el presente y el pasado de forma sencilla y aparentemente natural. Y en este también tiene que ver Noemí Galera, actuando de casi moderadora o guía de la jornada. Ella formó parte de ‘OT1’ y su presencia no chirría para conducir este primer documental, es más, es un acierto.

ot_2

Pero esto no funcionaría sin la química de los concursantes. (Casi) todos se implicaron de una forma directa, ‘OT’ les unió, creó una familia y en este reencuentro se ha podido sentir esa sensación. Se les ve reír, bromear, ser un grupo. Y esa es realmente una de las bazas con las que juega este documental, verles juntos de nuevo, algo que no pasaba desde hace quince años. Pese a ello sorprende David Bisbal, posiblemente el más esquivo y menos unido a sus compañeros, se le percibe como un invitado y mero espectador a algo que no parece que no le implica de forma directa.

Y todo este trabajo queda empaquetado con una factura visual buena, cuidada, con planos trabajados, se percibe que hay un laborioso trabajo detrás, se consigue lucir de una forma muy destacada el trabajo de dirección, redacción y producción.

Deja un comentario