Lost in tv

La madre del demonio

By  | 

Lucifer FOX

Lucifer‘ (la única ficción americana estrenada este verano por Antena 3 que puede considerarse “éxito”) ha regresado a la parrilla de FOX con el estreno de su segunda temporada. Una temporada que, con sólo dos capítulos emitidos, puede presumir de contar con una audiencia fiel (1.3-1.1 en demos, aunque la pérdida de espectadores es mayor, pasando de los casi 4’4 a los 3’7). El drama sobrenatural creado por Tom Kapinos (‘Dawson crece’, ‘Californication’) ha encontrado su hueco; un hueco más que merecido por la originalidad de su (loca) propuesta y el buen hacer de sus personajes (especialmente de la pareja protagonista).

Las vacaciones de Lucifer (un Tom Ellis irresistiblemente sexy) en Los Ángeles se han terminado convirtiendo en una mudanza con todas las de la ley. La trama de la segunda temporada comienza sólo dos días después de los hechos acontecidos en la primera season finale, en la que descubrimos que Mamá Morningstar (de ahora en adelante, Madre) ha salido del infierno. Dar con ella no va a ser sencillo, aunque Lucifer está convencido de que acabará encontrándola porque “Está viniendo a por mí“, y es que haberle mantenido prisionera durante miles de años pasa factura. Linda es el personaje encargado de sonsacar a Lucifer la historia sobre su familia: Dios y Madre tuvieron sexo y, como eran seres celestiales, crearon el universo (y aquí tenemos una sencilla explicación al Big Bang). Tuvieron hijos y el Cielo se convirtió en su casa. Todos eran felices hasta que Dios pasó de los suyos y se centró en la Humanidad. Así fue como Madre se volvió distante y Lucifer empezó a portarse mal para llamar la atención. Lo único que consiguió fue que Dios le echase de casa y que Madre no hiciese nada para impedirlo. Al final Madre también fue expulsada por Dios, le arrojó al infierno y le encerró en una celda, convirtiendo a su hijo Lucifer en su guardián. Efectivamente, Lucifer no hizo nada para impedir el destino de su madre. De ahí que Lucifer esté convencido de que Madre viene a vengarse.

Lucifer y Madre

Como no podía ser de otro modo Madre ha ido a parar a Los Ángeles, donde se ha introducido en el cuerpo de una muerta reciente llamada Charlotte (Tricia Helfer; ‘Galáctica, estrella de combate’). ¿Es o no es un tanto perturbador hacer que madre e hijo parezcan hermanos o, peor aún, pareja? ¿Y que Madre y Chloe sean tan parecidas? Las intenciones de Madre (es tan cuqui como divertido verle descubrir cómo es vivir en la Tierra) son claras: quiere hacer las paces con su hijo y recuperar su casa, aunque es consciente de la dificultad y por eso se conforma con ser una buena madre. Pero, y aquí llega el giro, el espectador ya sabe que Madre no es tan buena como le hace pensar a su hijo Lucifer. ¿Es el trato que hizo Lucifer con Dios para devolver a Madre al infierno, y que ésta conoce de boca de Maze, lo que le hace cambiar de parecer o en ninguno momento ha querido reconciliarse con su hijo y su única meta es la venganza? ¿Esa mirada al cielo significa que Dios es su compinche (y por tanto el que le liberó) o es una forma de decirle “prepárate, que voy a por ti”?

Chloe (Lauren German es un amor) sigue sin creer que Lucifer sea quien dice ser (pero acepta cómo es porque “Me haces ser una mejor detective“), y menos después de que Amenadiel (que quiere evitar a toda costa que la verdad salga a la luz) le confiese que a Lucifer le encanta actuar. Pero éste no es el mayor de los problemas de Amenadiel (que es quien vigilaba el infierno desde que su hermano se fue a Los Ángeles, por lo que su madre se le escapó a él), que está viendo cómo sus poderes empiezan a flojear, acompañado de una pérdida progresiva de plumas en sus alas. ¿Le ayudará Linda, su nueva mejor amiga, en su recuperación? Dan fue suspendido a colación del caso Palmetto aunque la suspesión no ha durado nada y ha vuelto a trabajar, ejerciendo como ayudante, no como detective. Maze por fin ha regresado después de desaparecer,eliminando así toda sospecha acerca de que ella fuese la que liberó a Madre. Es más, lo único que Maze quiere hacer con Madre es torturarle. Y con respecto a Lucifer y Amenadiel, lo que quiere es alejarse de ellos y disfrutar de su nueva amiga (¡Linda!), que va a ayudarle a hacer un examen de conciencia para descubrir cuál es su lugar en el mundo.

Madre

¿Descubriremos por fin por qué Chloe hace vulnerable a Lucifer? ¿Será que él se está enamorando? ¿Ha descubierto Madre esta vulnerabilidad y va a aprovecharse de ella? El punto fuerte de ‘Lucifer’ está en el propio Lucifer y en Chloe. Él por ser un personaje tan desinhibido y carismático y ella por ser tan buena parándole los pies. Si ‘Lucifer’ se emitiese en una cadena de pago y no en una network, sería una serie mucho más sexual, que es lo que se corresponde con la personalidad de Lucifer (¿de verdad hay que creerse que el demonio por antonomasia pierde tiempo depilándose?). Al fin y al cabo, ‘Lucifer’ no deja de ser otra serie procedimental con pareja singular, pero con ese algo que le hace especial y diferente al resto. Yo sólo pido que la pequeña Trixie interactue con Lucifer en todos los capítulos.

Nací para protagonizar un slasher en 'Wisteria Lane'.

Deja un comentario