Se abre el tejado

Adiós a Mercedes Milá, hola a Jorge Javier Vázquez: ¿Es el fin de ‘Gran Hermano’?

By  | 

Aunque ya no esperaba la decimoséptima edición de mi reality favorito con tanta expectación como las anteriores, he de admitir que siempre mantengo esa curiosidad cuando comienzan las promos de ‘Gran Hermano’, quizá por descubrir una de esas entregas como la tercera, la séptima y la décima, que me llenaron de emoción y de gusto por el juego, la convivencia y, en definitiva, por la televisión. En esta ocasión, el cambio ha sido radical respecto de lo que habíamos visto hasta ahora: aunque ya experimentamos un cambio de presentador hace años, esta vez llega como un cubo de agua fría. Y mirad que llevo años pidiendo el relevo de Mercedes Milá, quien cada vez me resultaba más un producto del circo televisivo que la figura profesional que ella misma se había creado a base de tantos años de buen trabajo. Pero, esto, me supera. ¿Me arrepiento de haber lanzado estas proclamas? Puede que sí, aunque no lo sabré con certeza hasta que compruebe los efectos del cambio.

Jorge JavierJorge Javier Vázquez sustituirá a la mítica presentadora tras dieciséis ediciones al frente de uno de los programas insignia de la cadena. Es cierto que la Milá ha protagonizado momentos deplorables, que he tenido ganas de cambiar el canal con tal de no sorportar sus discursos (aunque me he resistido porque ‘Gran Hermano’ todo lo puede) y que he deseado millones de veces que otra cara la sustituyera al frente del reality. Sin embargo, tan solo con imaginar a uno de los rostros más populares de Telecinco en los tiempos de La Fábrica de la Tele conduciendo mi programa predilecto, siento un pellizco en el estómago y deseo equivocarme con esta mala sensación que me nace. No puedo evitar recordar aquellos títulos que presentó y que tantas contradicciones me suscitaban: la lectura compulsiva del teleprompter en ‘Hay Una Cosa Que Te Quiero Decir’, los chistes verdes de las distintas temporadas de ‘Supervivientes’ y la ‘Isla de los Famosos’ o la continua promoción de sus espectáculos en todos y cada uno de los títulos en los que participaba. Es cierto que Jorge Javier tiene un encanto que lo hace único, que funciona como un gancho ideal con determinados públicos y que posee una ternura que ha mostrado de forma habitual, pero no es suficiente para que se convierta en un imprescindible en el formato.

¿Qué elementos son necesarios para que el presentador de ‘Gran Hermano’ sea memorable?

Mercedes Milá 2En realidad, este título es contradictorio. En mi opinión, el conductor de un espacio basado en la convivencia y todo lo que nace de ella no debe destacar más que los habitantes de la casa de Guadalix, pues perdería parte de su esencia. Así es como me he sentido en los últimos años: cuando los concursantes llegaban al plató, además de estar desconcertados por el enfrentamiento con la realidad, debían lidiar con las duras acusaciones de una presentadora claramente posicionada en un bando. Si no era suficiente con las lanzas que arrojan los invitados (familiares, antiguos concursantes y colaboradores varios), Mercedes Milá resultaba, en ocasiones, insoportable para quienes aterrizaban en las galas como un extraterrestre recién salido de su nave. Por ello, es necesario que Jorge Javier Vázquez, ya que se enfrente a la dura tarea de la sustitución de un mito, se diferencie: necesitamos un presentador apasionado, pero estable; sincero, pero respetuoso; claro, pero un poco más correcto.

¿No hay más peces en el mar de Telecinco?

Aunque la cadena alegaba exclusivos motivos económicos en la nota de prensa donde confirmaban la salida de Mercedes Milá del formato, la presentadora ha sido bastante clara en las distintas declaraciones que ha ofrecido tras el notición. Es lógico que, tras años frente a uno de los mayores programas de la televisión privada en España y uno de los títulos más populares de la industria internacional necesite respirar el aire nuevo que no le proporcionaban en la cadena. Sin embargo, me choca que tras la trayectoria de una reconocida periodista como Milá (pese a que muchos la menosprecien por haber presentado ‘Gran Hermano’, hecho del cual se siente enormemente orgullosa), se valgan de una figura como la de Jorge Javier Vázquez, quien ha crecido en la pequeña pantalla gracias a nutrirse de la prensa rosa más amarilla de nuestra parrilla. Y sí, también es autor e intelectual, cómo no, pero no me parece un peso pesado digno. ¿Es que los directivos están cada vez más convencidos de que el formato es una broma en sí mismo, como ‘Acorralados’ y otros títulos de verano?. Si es así, al menos podrían haber pensado en Luján Argüelles, que seguro nos íbamos a reír mucho más.

Lujan GHAhora, si de verdad estuvieran interesados en devolverle un poco de la decencia que han ido perdiendo con el paso de los años apostarían por un presentador serio, sin un pasado ligado al show por el show (en el mal sentido de la palabra). Y que conste que soy una fiel espectadora de ‘Sálvame’ y amante de sus intrahistorias sin fin, pero considero que ‘Gran Hermano’ no tiene nada que ver con esto, pese al constante empeño tanto de parte del público como de los propios jefes de relacionar el reality con el corazón. ¡Es un juego, un juego de la verdad, de las personas! Una historia, sí. Pero mucho más “real” que las de la sobremesa de Mediaset.

¿Estamos ante el declive final de ‘Gran Hermano’?

Como siempre que me hago esta pregunta, quiero pensar que no, que no es así. Pero, con noticias como esta es complicado no ponerse en lo peor. Aunque sea una seguidora acérrima del programa y a veces lo haya defendido a lo Kiko Hernández con Belén Esteban en ‘GHVIP’, llevo años viendo cómo se avecina la tormenta, aunque nunca sepa con exactitud cuándo caerá el trueno que arrase con todo. No sé vosotros, pero yo pienso empaparme de esta edición como si fuera la última. Ahora, solo espero que no nos fastidien con el casting, con las tramas o con los “amaños” desde la organización. Si es el fin, disfrutemos de él… O, de lo que nos dejen.

No me pierdo nada

1 Comment

  1. Santi

    20/09/2016 at 12:42

    Gran Hermano esta muerto hace tiempo, diferente es Gran Hermano Vip, que es otra historia completamente diferente, basta ya de ver gente vividora, rara, sin vergüenza que meten en este programa y que no representan para nada nuestra sociedad, nos da vergüenza ajena verlo, poner a gente de la calle normal que lo necesite y otro gallo os cantara, este programa se ha convertido en un trampolín para la mediocricidad social y no tendríamos que consentir que nuestros hijos vean esta barbarie que no representan para nada nuestra cultura.

Deja un comentario