Análisis

Cuando la visibilidad es clave en televisión

By  | 

Hoy 28 de junio es el día internacional del Orgullo LGTB (lesbiana, gay, bisexual, transexual) en todo el mundo. Un momento vital para reconocer los derechos de millones de personas que a día de hoy no viven en igualidad de condiciones que las personas heterosexuales. Para muchos no es necesario un día como este, creen que la situación de ese colectivo está totalmente normalizada pero es evidente que no es así. Sí es necesario que se reivindiquen los derechos que cualquier persona se merece y que en infinidad de ocasiones se les niegan simplemente por amar a personas de su mismo sexo.

Sucesos como el de Orlando hace apenas unas semanas, las decenas de casos de acoso escolar a personas homosexuales o las agresiones que vemos a diario en calles de ciudades de todo el mundo ponen de manifiesto que todavía queda mucho que hacer, hay que trabajar, concienciar y normalizarlo todo. Un elemento imprescindible para iniciar este trabajo es la televisión, una gran ventana que tiene miles de espectadores a diario y donde mostrar la cara más natural del tema es básico para que todos los sectores de la sociedad entiendan que ser homosexual, bisexual o transexual sí es lo normal.

Hijos

En ficción española ya han dado los primeros pasos con relaciones como la de Maca y Esther en ‘Hospital Central’, Maca y Rizos en ‘Vis a Vis’ como ya hablamos en El Náufrago o con personajes como el que interpreta la actriz Cayetan Guillén Cuervo en ‘El Ministerio del Tiempo’ que la ha catapultado como diva entre el público homosexual llevándola incluso a dar el Pregón del Orgullo en Madrid el pasado año.

En cuanto a entretenimiento, son varios los programas que han querido darle al colectivo LGTB la importancia que se merece. Un claro ejemplo es ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ donde desde el primer día se ha contado con un soltero homosexual que buscaba el amor. Normalizar el papel de una madre con un hijo gay en busca del chico de su vida, o lo que surja, ha sido una de las bases de formato de Luján Argüelles. Atracción, amor e infidelidad estuvieron presentes en el programa, en el que se mostró  cómo una relación homosexual no es más ni menos que una heterosexual, desmitificando mitos existentes en la sociedad. Se consiguió desde una vertiente divertida, amena y cómica que también está presente en ‘First Dates’, otro dating-show de la cadena. Carlos Sobera ha sido celestino del amor entre todo tipo de parejas. Una de las bases del programa es que todo tipo de amor es válido si las dos personas se atraen y entre ellas surge la chispa necesaria para tener algo más. Además, se ha querido aprovechar el éxito del formato para intentar concienciar a la gente de la necesidad que hay hoy en día de reivindicar los derechos del colectivo LGTB, por ello se ha realizado un especial en el que parejas homosexuales y bisexuales buscarán el amor y personas muy conocidas en el ambiente madrileño explicarán la importancia de realizar el Orgullo hoy en día.

fama

Pero en televisión se está haciendo mucho más, por ejemplo, en el ámbito del reality con ‘Fama y ‘Gran Hermano’ como máximos exponentes. El programa de baile de Paula Vázquez contó con parejas homosexuales e infinidad de concursantes que se declaraban abiertamente heterosexuales, bisexuales u homosexuales. Fue un programa en el que se hablaba del tema de una forma muy natura y cotidiana y se le dio una visibilidad necesaria dentro de la normalidad que se había generado en el programa. Por su lado, en ‘Gran Hermano’ el tema fue más lento, inicialmente no tuvo la visibilidad necesaria pero a medida que el formato avanzó hemos podido ver incluso a ver parejas homosexuales dentro de la casa, como la formada por Laura y Ángela, que además protagonizaron una de las tramas más importantes de la casa. También recordar la que se creó en ‘Gran Hermano 16’ entre Han y Aritz. Ambos se acabaron enamorando en la casa pese que el vasco afirmaba no sentirse atraído por los hombres. El tema fue tratado en el reality y en todos los programas de la cadena de una forma natural y se acabó convirtiendo en una de las tramas más comentadas de la edición.

Destacar también el caso de ‘Sálvame’ donde la visibilidad al colectivo LGTB también suele ser bastante destacada. Hemos podido ver en varias ocasiones como se ha informado de diversos actos realizados en el Orgullo de Madrid y el de Barcelona, también suele ser habitual hablar de relaciones homosexuales o bisexuales en los debates que se generan entorno a los temas del momento o por ejemplo no sorprende muchas veces ver a transformistas a actuar ya sea en la versión diaria o en ‘Deluxe’ los viernes por la noche.

Pero La Fábrica de la Tele ha hecho más, apoyando de forma muy destacada al colectivo transexual, esencialmente en ‘Cámbiame’. El programa que conduce Marta Torné ha contado con varias historias protagonizadas por personas que forman parte de este colectivo con las que se ha querido narrar en primera persona cómo se vive esta situación para intentar que cualquiera persona la entienda y la vea como lo que es, algo normal. Ellos y ellas se han emocionado, llorado o reído contándolo pero sobretodo han podido hacerlo, han podido narrar lo que han vivido, se les ha dado un espacio. Paralelamente, se ha contado también con historias de personas heterosexuales que cambiaron de orientación sexual, parejas homosexuales u otras que sufrieron acoso escolar por ser gays. Uno de los objetivos ha sido siempre concienciar a la sociedad del daño que produce un rechazo a cualquier persona, sea de la condición que sea.

El último gran exponente que está ayudando mucho a dar una visibilidad y a la vez naturalidad necesaria al colectivo es Eurovisión. Es el gran escaparate para decirle al mundo que es imprescindible un respeto mutuo, que la diversidad cultural y sexual nos enriquece a todos y que es absurdo negarle alguien sus derechos solo por el sexo de la persona a la que ama. Conchita Wurst fue uno de los grandes exponentes que ayudó a concienciar a muchos, su canción fue totalmente reivindicativa y se convirtió en un auténtico himno gay. Sin duda, además de ayudar en gran medida al panorama musical europeo, el Festival ha sido básico para el colectivo LGTB, dándoles la visibilidad mundial que se merecen y transmitiendo una idea muy sencilla pero a la vez vital: amemos a quién amemos, todos somos iguales.

Es evidente por tanto que poco a poco se está dando en televisión la visibilidad que el colectivo LGTB necesita, se está concienciando a la sociedad y mostrando cómo sí todos nos merecemos los mismos derechos, pero no es suficiente. Queda mucho por hacer, mucho por luchar y mucho por mostrar; lo importante es no dejar la lucha, reivindicar lo que somos y ser más visibles que nunca.

Feliz día del Orgullo LGTB, perdidos en la tele

Deja un comentario