Desvaríos Catódicos

Lo que nos dejó ‘Mr. Robot’

By  | 

El piloto de ‘Mr. Robot’ es esencialmente una presentación del protagonista, Elliot, un tipo con una personalidad peculiar, sobre la cual gira la serie. El capítulo tiene una montaña de virtudes, pero Elliot se las come todas él solo en la primera mitad. A los pocos minutos ya supe que tendría que hablar de la serie por aquí. Elliot siente asco por el mundo y nos lo muestra continuamente. Nos lo enseña de una manera peculiar, creando una atmósfera su medida. Es un personaje atormentado y solitario, contado de una manera que logra que sintamos el mismo asco que él siente.. Sobre todo si en algún momento acudir a algún evento o el simple hecho de salir de tu habitación te ha hecho pensar a veces que para qué, si el mundo el mundo es un sitio repleto de cuerpos llenos de almas vacías.

mrrobot_promo_whois_2560x1440

El guion es tan bueno que a veces me daba rabia ver como defectos algunas ligerísimas licencias que en otras series pasarían desapercibidas, al embutirse en un conjunto mediocre. Esa licencias no son ni siquiera en la trama o sobre la verosimilitud de lo que nos cuentan, es que cada uno de nosotros vemos a los personajes como nuestros y nos decepcionan a veces, de los humanos que lo vemos. El piloto nos mostraba a Elliot, pero el plato fuerte de la trama de ‘Mr, Robot’ consiste en su manera de estar presentada, como un caramelo duro que se disfruta poco a poco.

Lo irónico de todo esto es que hay una trama de hacking muy interesante, pero al final, es lo que menos importa. ‘Mr. Robot’ tiene tanto de hacking como de psicología. Viéndola, uno siente que ahondan en sus cimientos  como Elliot ahonda en la deep web. Esto, que nos lo cuenta Elliot a nosotros, literalmente; se pone en práctica y de qué manera durante la primera temporada. Rami Malek creo que aún ni se cree que haya tenido la suerte de encarnar a Elliot.

original

A medida que los capítulos avanzan, podemos posicionarnos donde queramos, que al final la sensación de que el sistema está por encima de cualquiera. Eso es lo que le da asco a Elliot desde el piloto y lo que siente uno al ver la serie. Lo curioso del debate sería si Elliot dice obviedades o no es más que su visión del mundo, la que nos cuentan. El guion, consciente del tema, juega con nosotros hasta el final y nos hace formar parte de su mente. Mente que a veces me da miedo compartir demasiado. Con ese apartamento, con esa droga, con ese asco por la gente, con esa soledad. ‘Mr. Robot’ nos propone una partida de ajedrez para conocer nuestras carencias.

Lo injusto de la serie es que es tan grande y nos cuenta tanto, que este desvarío es un grano de arena en un desierto de temas en los que profundiza. Por no hablar de lo bonita que es, con ese aire retro algo obvio, pero efectista, mezclado con toneladas de léxico informático. ‘Mr. Robot’ deja secuelas, golpes en la cabeza. White Rose. Recordad esto al verla. Tendremos la segunda temporada en unas semanas, subid al carro de la paranoia.

 

Desvaríos Catódicos

Deja un comentario