No me pierdo nada

‘La Embajada’: una grata sorpresa

By  | 

La serie de Bambú que Antena 3 se reservó para la peleada noche del lunes me dejó un magnífico sabor de boca tras su estreno. ‘La Embajada’ destila elegancia, buen gusto y delicadeza en su fotografía. Además, puede presumir de contar con unas tramas de lo más jugosas a ojos del espectador: aunque las historias románticas nos resulten más propias de las telenovelas que de las ficciones de calidad que comienzan a surgir en la televisión tradicional, esta vez no se queda en una aventura amorosa que traerá de cabeza a una de las protagonistas, sino que envuelve a las demás historias, aunque sin restarles protagonismo.

Desde el principio del capítulo intuimos que el guión está escrito con gran cuidado. La estructura del episodio, intercalada entre el tiempo pasado (que vertebra la trama) y el presente (que la justifica), creo que es de lo más correcta para situar al espectador dentro de lo que cuenta ‘La Embajada’: los entresijos del órgano diplomático, de cara a la galería y dentro de la misma, donde no podemos ver si no nos abren las puertas. Además, pese al carácter repelente de algunos personajes (exigido por el papel), los diálogos no se hacen pesados y resultan creíbles. Destaco a Fátima (Amaia Salamanca), quien creo que será una villana perfecta durante los próximos capítulos. Para mi sorpresa, Belén Rueda también está estupenda, pese a que sus actuaciones no suelen convencerme. ¿Será cosa de la dirección de actores o del peso que tiene su personaje en la serie?

El primer episodio ha llegado cargado de sorpresas y promete seguir líneas de lo más jugosas durante lo que queda de temporada. Y aunque me cuesta describir sin spoilers lo que pudimos ver la noche del lunes en ‘La Embajada’, puedo asegurar que en esta ficción encontraremos historias turbias, aventuras (en todos los sentidos), desencuentros y traiciones. Pese a conocer el desenlace (nos lo cuentan en los primeros minutos), el interés no se dispersa. Estoy segura de que lo mejor está por llegar.

No me pierdo nada

Deja un comentario