No me pierdo nada

‘La Huida’: un frenético y delicioso bocado de televisión

By  | 

Aunque asistí en diferido al estreno de lo nuevo de #0 para los viernes por la noche, ya me estoy quedando sin uñas de pensar en la de días que me quedan por delante para que llegue el segundo capítulo de ‘La Huida’. Gracias a la magnífica idea de la cadena de pago de colgar el capítulo íntegro en YouTube, muchos pudimos disfrutar de las torpes carreras, estrategias más o menos elaboradas y, al fin y al cabo, de las intenciones de los fugitivos que deberán huir de los investigadores durante 28 días sin ser descubiertos.

Aunque las diferencias entre las parejas son más que evidentes, no podría quedarme con una sola. Mientras me quedaba boquiabierta al descubrir cómo los escoltas retirados elaboraban la jugada perfecta mediante llamadas en falso y apariciones clave ante cámaras de seguridad, me partía de la risa al comprobar cómo las “poligoneras” de Ciudad Real y los ingenieros informáticos no hacían más que facilitar la labor del equipo encargado de descubrir sus pasos. Parece fácil en el pensamiento, pero escapar de la autoridad es más que complicado si no se conoce cierta información sobre el uso del smartphone y las tecnologías en general. En ‘La Huida’ se demuestra que los supuestamente enterados son los que más errores cometen: además de llevar encima el teléfono móvil, no son nada hábiles a la hora de interactuar con los elementos del entorno que aportan información al “enemigo”, en este caso, a los investigadores.

Por su parte, la simulación que realizan en la oficina de lo que haría la policía en un caso real es de lo más creíble: desde la el riguroso funcionamiento de la burocracia hasta los movimientos que debe realizar el equipo ayuda al espectador a crear un mapa mental de lo que está ocurriendo. Pese a que son varias parejas las que  juegan al escondite y varios equipos los que tratarán de desmontarlos, la sensación de orientación es total. Además, los roles de los participantes de tal experimento están tan marcados que es casi imposible confundirlos entre sí.

A pesar de que este tipo de formatos sean cada vez más controvertidos debido a la confusión entre realidad y ficción que pueden producir en la audiencia que no esté familiarizada con los géneros mixtos, considero que ‘La Huida’ puede ser un principio de acercamiento al público que está abandonando la pequeña pantalla debido a la falta de oferta y a la facilidad de encontrar los contenidos deseados en Internet, como y cuando quieran. Este estreno no solo ha sido otro acierto más de la televisión de pago y calidad que propone #0, sino que ShineIberia ha creado un espacio de lo más adecuado para disfrutar de la ventana catódica en familia (o entre amigos): aunque el formato pueda disfrutarse por sí mismo, hacerlo en compañía produce el valor añadido de dibujar el desenlace deseado, con sus divertidísimas consecuencias. ¿O es que no os lo pasáisteis bien calculando cuánto le queda al matrimonio de Huelva hasta que tengan que pegarse el carrerón de su vida cuando la policía le pise los talones? Lo dicho… No sé si podré aguantar hasta el próximo viernes.

No me pierdo nada

Deja un comentario